Reconstruyen al hombre de Altamura, neandertal de hace 150 mil años; así era


El hombre de Altamura, un neandertal que vivió hace unos 150 mil años, fue reconstruido gracias a su esqueleto encontrado en 1993 por un grupo de espeleólogos en una cueva a pocos kilómetros de Altamura, en la región de Apulia, al sur de Italia.

Hombre de altamura, un neandertal
El hombre de Altamura fue reconstruido con silicona y pelo de buey

Las características del hombre de Altamura

De acuerdo con los estudios realizados al esqueleto del neandertal conocido como hombre de Altamura, se sabe que se trataba de:

  • Un ser humano robusto.
  • Midió 1.60 metros.
  • Tenía la nariz pronunciada.
  • Tenía la frente inclinada típica de los neandertales. 
  • Su esqueleto tiene una antigüedad de entre 130 mil y 170 mil años.
El hombre de Altamura era un ser robusto

¿Cómo llegó el neandertal a la cueva de Altamura?

El hombre neandertal, la especie que hace 150 mil años poblaba Europa, dio un tropezón y cayó dentro de la cueva de Altamura en lo que ahora es el sur de Italia y de la que ya no pudo salir.

Sus restos, encastrados en roca y estalactitas formadas durante decenas de miles de años, fueron descubiertos por un grupo de espeleólogos y antropólogos en las cercanías de Altamura.

“Ahora y gracias al láser y a las más avanzadas técnicas de reconstrucción, podemos conocer la fisonomía del “hombre de Altamura”, perteneciente a una especie extinguida hace unos 40 mil años”.

Giorgio Manzi, paleoantropólogo

El neandertal sobrevivió a la caída, pero quedó paralizado y acabó muriéndose de hambre. 

¿Cómo se reconstruyó al hombre de Altamura?

La reconstrucción del hombre de Altamura ha sido fruto de un proceso complejo que permitió extraer “virtualmente” el cráneo y registrar las medidas de otros huesos.

Con base en esas operaciones y sin que el esqueleto se moviera de la cueva se pudieron reunir todos los datos necesarios para reconstruir el rostro y el cuerpo de ese hombre arcaico.

¿Quiénes lo reconstruyeron?

La reconstrucción de este neandertal es resultado del trabajo de varias universidades y de los paleo-artistas holandeses Adrie y Alfons Kennis, quienes con silicona revistieron los músculos y la piel del esqueleto “virtual” del hombre de Altamura y con pelo de buey almizclero reprodujeron la barba y cabello.

¿Cómo encontraron al hombre de Altamura?

En 1993, un equipo de espeleólogos buscaba nuevas cuevas cerca de Altamura, una ciudad de unos 70.000 habitantes en el sur de Italia, muy cerca del tacón de la bota que forma la península.

Tras bajar por una chimenea vertical de unos 15 metros encontraron tres pasillos. El del centro tenía unos 20 metros de largo. Cuando entraron, las lámparas de carburo iluminaron las paredes cubiertas de huesos de animales atrapados entre estalactitas y estalagmitas.

Al final del pasillo había una pequeña cámara donde, desde una columna de material calcáreo, los exploradores descubrieron la alucinante calavera del hombre de Altamura, uno de los fósiles humanos más espectaculares del mundo.

Los expertos no sabían de qué especie era ni tampoco cuándo vivió el hombre de Altamura. Comprobaron que bajo el cráneo, también sepultados en una tumba de mineral, había muchos otros huesos del mismo individuo, imposibles de sacar sin dañar el extrañísimo conjunto.

Poco después el hombre de Altamura se convirtió en un “monumento intocable”.

Pequeñas piedras de calcita cubrían las cuencas oculares, el hueso nasal y la mandíbula superior del neandertal, como si fueran cientos de piercings decorativos. 

Las autoridades locales y regionales decidieron restringir la entrada a la cueva de Lamalunga y el excepcional hallazgo cayó en el más injusto de los olvidos, hasta 2015, cuando Giorgio Manzi, investigador de la Universidad de Roma La Sapienza encabezó una investigación que intentaba saber más del neandertal.

Manzi y otros investigadores recurrieron a un brazo robótico para extraer un pequeño fragmento del omóplato del homínido. 

David Caramelli, experto en genética de la Universidad de Florencia y colaborador de Manzi, perforó el hueso con un taladro y envió un poco de polvo a su amigo y paleoantropólogo Carles Lalueza-Fox.

El profesional español fue uno de los expertos capaces de secuenciar el genoma del neandertal y fue requerido para intentar extraer algo de ADN de este fósil de Altamura.

Era un más difícil todavía pues, a juzgar por las pocas fotos y vídeos grabados del cráneo, se creía que este humano podía tener hasta 400 mil años, una eternidad que suele aniquilar todo rastro de material genético.

Mientras, otro equipo de Australia analizó una de las pequeñas formaciones calcáreas que había encima del hueso para intentar datarlo.

Tras estás investigaciones se pudo datar la edad del hombre de Altamura, cuya investigación ahora ha llegado a la reconstrucción de su rostro.

El Dato…

  • De acuerdo con publicaciones internacionales, como la revista Live Science, del “hombre de Altamura” se ha extraído el ADN del neandertal más antiguo existente.
Categorías: Sorbos de la historia | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: