El códice Tonalámatl de Aubin, la causa de una batalla diplomática entre México y Francia

El códice Tonalámatl de Aubin, es el libro de la cuenta de los días y los destinos, y la causa de una batalla diplomática entre México y Francia que aún se mantiene en medio de negociaciones.

El códice, en el que se reproduce el tonalpohualli o ciclo calendárico de 260 días, estaba en la Biblioteca Nacional de Francia. De ahí lo robó un abogado mexicano llamado José Luis Castañeda, quien lo trajo a México.

códice indígena Tonalámatl de Aubin
Foto: INAH

El robo ocurrió en 1982 y mientras en Francia se consideró a José Luis Castañeda como un ladrón, en México recibió consideración de casi héroe.

¿Qué es el códice Tonalámatl de Aubin, causa de disputa entre México y Francia?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el códice Tonalámatl de Aubin es el libro de la cuenta de los días y los destinos. En él se reproduce el tonalpohualli o ciclo calendárico de 260 días.

Se trata de un calendario ritual de carácter adivinatorio, uno de los pocos de 260 días que existen en el mundo.

códice prehispánico códice Tonalámatl de Aubin
Foto: INAH

El documento quizá fue elaborado en Tlaxcala durante la época prehispánica o poco después de la conquista, considera el INAH.

Aunque Baltazar Brito Guadarrama, director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia de México, se inclina por considerar que se elaboró previo a la llegada de los españoles y a la caída de México-Tenochtitlán.

«Yo lo adscribo a la época prehispánica porque no hay ningún elemento de influencia europea». Baltazar Brito Guadarrama.

Un ejemplo de cómo la llegada de los españoles influyó en las narraciones prehispánicas durante la colonia es la leyenda de La Llorona, que pasó de un presagio de la caída de Tenochtitlán a la historia de una indígena que mató a sus hijos tras el desamor de un español, y ahora se conserva como tradición de día de muertos.

¿Cómo se utilizaba el códice en la época prehispánica?

Baltazar Brito Guadarrama señaló, durante la presentación de un facsímil del códice, que el documento se consultaba con ayuda de los tonalpouhque o contadores de destino, una especie de sacerdotes especializados en leerlo.

Fray Bernardino de Sahagún, cronista de los usos y costumbres de los indígenas prehispánicos, contaba que quienes nacían en el día 2 conejo tenían como destino ser borrachos, por lo que ese destino en particular es nefasto.

Así que los padres del niño que tuviera la mala suerte de nacer en ese día, iban con el tonalpouhque para que les ayudara a saber qué día, en una especie de bautizo, se podría «equilibrar» ese destino.

códice Tonalámatl de Aubin
Foto INAH

Los tonalpouhque conocían los rituales y las oraciones necesarias para balancear los destinos y asegurar la continuidad del mundo.

El códice del México Prehispánico a Francia y de regreso

Perteneció a la colección de Lorenzo Boturini, de la que pasó a la Secretaría del Virreinato y a la Real y Pontificia Universidad de México.

Después el códice Tonalámatl de Aubin estuvo en posesión de León y Gama y del viajero inglés Max Waldeck, quien en 1841 lo vendió al coleccionista francés Joseph Marius Alexis Aubin, de quien tomó su nombre.

De acuerdo con el escritor Fernando del Paso, quien en su calidad de consejero cultural de la Embajada de México en Francia fue responsable de elaborar un informe sobre el robo del códice, éste fue llevado por Aubin de forma ilegalmente a Francia en 1840.

El coleccionista francés se arruinó tras invertir en el primer proyecto del Canal de Panamá, por lo que puso en venta el documento, el gobierno de México intentó comprarle, finalmente se decidió a vender a Eugene Goupil

Tras la muerte de Goupil, su viuda donó el códice a la Biblioteca Nacional de Francia, de donde fue robado, lo que desató una disputa diplomática entre México y Francia.

¿Cómo es el códice Tonalámatl de Aubin?

El códice Tonalámatl se dobla en forma de biombo de 5 metros por 30 centímetros, se leía de derecha a izquierda y en sus láminas se pueden apreciar:

  • En un recuadro de mayor Tamayo al dios patrono de la trecena del calendario ritual náhuatl.
  • En recuadros pequeños tiene los días con sus numerales
  • Los nueve señores de la noche
  • Los 13 señores del día
  • Las 13 aves
elementos del códice Tonalámatl de Aubin
Foto: INAH

Con dichos elementos del códice, hecho de corteza de árbol y pintado sobre papel amate, los sacerdotes tenían la posibilidad de realizar diferentes rituales.

El documento se forma de 18 láminas, sin embargo de origen tenía 20, ya que el calendario ritual de los pueblos nahuas constaba de 20 trecenas (periodos de 13 días).

La ausencia de dos láminas fue notada por Antonio de León y Gama, descubridor de la llamada Piedra del Sol o calendario azteca.

¿Dónde está ahora el códice Tonalámatl de Aubin?

El códice, que recibe el nombre su antepenúltimo poseedor, está ahora bajo resguardo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia de México (BNAH) y México y Francia negocian las condiciones para que pueda quedarse definitivamente en México.

¿Qué pasó con el abogado mexicano que robó el códice?

El abogado mexicano José Luis Castañeda, quien inició la disputa diplomática entre México y Francia, al robar el códice fue localizado por la policía en México dos meses después del hurto en Cancún, Quintana Roo.

De acuerdo con declaraciones que hizo a la prensa, robó el códice Tonalámatl de Aubin con la finalidad de iniciar un movimiento nacionalista que permitiera recuperar los códices y piezas arqueológicas que por saqueo o traslados realizados en la época colonial había llegado hasta otros países.

Castañeda quedó libre luego de entregar el documento. Sin embargo, Fernando del Paso, autor de Noticias del imperio hizo las siguientes consideraciones sobre el caso en un texto publicado por Proceso.

“La glorificación inmediata del hecho que hicieron tanto la prensa como la televisión mexicanas impidió que la opinión pública tuviera en cuenta que si Castañeda del Valle decía la verdad, no hubiera esperado dos meses a que la policía lo descubriera para entregar a México el códice”.

Fernando del Paso

¿En qué quedó la disputa diplomática entre México y Francia?

El robo del códice causó un gran daño a las relaciones diplomáticas entre México y Francia. Se suspendieron becas y hasta se prohibió en la Biblioteca Nacional de Francia que algún mexicano cruzara siquiera el umbral de la puerta.

Fue hasta que en 1991 se llegó a un “arreglo técnico” más que legal, por el cual ambos países reanudaron programas de intercambio y cooperación.

En cuanto al códice Tonalámatl de Aubin, existe una negociación aún en curso entre México y Francia para que sea el primer país, el que pueda quedarse con él.

Aún así, París sigue teniendo una de las mayores colecciones de códices prehispánicos de México.

Categorías: Cultura | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: