Reina Roja de Pakal: así se supo que no era su mamá, sino su esposa


En 1994 la zona arqueológica de Palenque reveló uno de sus grandes misterios: la tumba de la Reina Roja. Los restos de la mujer se asociaron desde el principio al gobernante de la ciudad maya, Pakal el Grande.

Una de las primeras hipótesis que surgieron fue que se trataba de la madre, sin embargo, gracias a los resultados de una serie de estudios arqueológicos, bioantropológicos, de conservación y restauración, se determinó que en realidad se trataba de la esposa.

reina-roja
Foto: INAH

El 1994,  por medio del Proyecto Especial Palenque, bajo la dirección del arqueólogo Arnoldo González Cruz, se amplió la exploración arqueológica en lo que fue la ciudad de Palenque, que ya en 1952 había deslumbrado con el hallazgo de la tumba de Pakal el Grande en el Templo de las Inscripciones en el contexto de trabajos que empezaron en 1949.

reproduccion-tumba-pakal
Reproducción de la timba de Pakal. Foto: INAH

El afortunado descubridor del monumento funerario más importante de Mesoamérica fue el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier. Más tarde, en los años 70 la zona fue explorada por Jorge Acosta. Sin embargo, la Reina Roja se mantuvo imperceptible ante ambos investigadores.

De tal modo que cuando el 11 de abril de 1994, la arqueóloga Fanny López Jiménez halló la cámara que contenía el sarcófago de la reina en el Templo XIII, el que se encuentra al lado del Templo de las Inscripciones en el que se halló años atrás la tumba de Pakal, no podía comprender que sus antecesores le hubieran dejado “tal regalo”.

Lo que López Jiménez encontró ese 11 de abril fueron tres cámaras (habitaciones), una de ellas se encontraba sellada. Una semana después el equipo realizó un orificio para ver si contenía algo en su interior y descubrieron que se trataba de una tumba y un sarcófago.

Pese a lo atractivo del hallazgo, no entraron de inmediato en la cámara, continuaron los arduos trabajos por dos meses, en los que, según la narración de la propia arqueóloga plasmada en la Revista Arqueología Mexicana, “revisaba una y otra vez los informes de Ruz y de Acosta”.

“No me explicaba cómo era posible que me hubieran dejado tal regalo, lo cual no me desagradó en lo más mínimo. sin embargo, decidimos dejar al último la entrada a dicha cámara. Después de casi dos meses de arduos trabajos y de sueños inquietantes en junio supimos lo que había en aquella cámara cerrada: una mujer de la realeza maya yacía en el interior del sarcófago, sin una historia detrás, tan sólo su atuendo, una ofrenda cerámica y dos acompañantes”.

Fanny López Jiménez, arqueóloga que descubrió a la Reina Roja.

¿Qué hallaron en la tumba de la Reina Roja de Pakal?

Al abrir la cámara de unos 4.20 x 2.50 metros, el primer encuentro de los arqueólogos fue con dos cuerpos, uno situado en el lado este y el otro en el oeste.

Se trataba de dos sacrificados para acompañar en su viaje al personaje de alto rango que descansaba en el sarcófago.

Uno de los cuerpos correspondía a una mujer que tenía heridas en la caja torácica, lo que indicaba que le habían extraído el corazón, una práctica extendida en el mundo mesoamericano que incluso los mexicas la realizaban en el ritual conocido llamado sacrificio gladiatorio en los cuauhxicalli como la piedra de Tízoc, una joya preservada de Tenochtitlan.

Los restos del otro individuo que resguardaba a la soberana de Palenque correspondían a un niño, sus restos mostraban un fuerte golpe en la parte posterior del cuello que le habría causado la muerte.

La Reina Roja tenía una máscara recubierta por tres centímetros de grosor de cinabrio; un mineral de color rojo, debido al cual la mujer recibió su nombre actual del arqueólogo Arnoldo González Cruz, responsable del proyecto de excavación.

reina-roja-ajuar
Máscrara y ajuar de la Reina Roja de Pakal:. Foto: INAH

Estudios realizados por la UNAM en torno a la máscara de la Reina Roja de Pakal revelaron la verdad sobre los materiales con que está hecha, una historia que puedes leer dando clic aquí.

El color rojo no solo cubría la magnífica máscara, era predominante en todo el sepulcro. El sarcófago en su momento estuvo pintado de rojo, pero la humedad y las filtraciones de agua habían dañado parte de su policromía. Incluso los restos óseos estaban cubiertos de cinabrio.

Pero ¿qué es el cinabrio, que le dio su color característico a la Reina Roja? el cinabrio es un mineral compuesto por mercurio y azufre, usado para conservar los restos humanos.

La Reina Roja fue enterrada con una diadema, una máscara, un cinturón, collares, pulseras, tobilleras, agujas de hueso, navajitas de obsidiana y conchas.

En el lujoso ajuar funerario de la Reina Roja destacaba su magnífica máscara funeraria. Esta pieza, que se halló completamente fragmentada, cubrió el rostro de la soberana. En la tumba se halló otra máscara más pequeña que adornaba una especie de cetro o cinturón.

analisis-reina-roja
Foto: UNAM

¿Cómo era la Reina Roja maya?

En vida la Reina Roja fue una mujer de entre 60 y 70 años de edad y de metro y medio de altura. La riqueza de su ajuar, la monumentalidad de su tumba, la deformación craneal (un rasgo frecuente en los miembros de la nobleza maya) y el escaso deterioro de su dentadura, reflejo de una alimentación sana y elaborada, indicaban que esta mujer perteneció a la élite de Palenque.

analisis-mascara-reina-roja-pakal
Foto: UNAM

Por sus restos se pudo concluir que padeció de osteoporosis, que tuvo hijos y que sufrió de sinusitis crónica.

Además, en su tibia izquierda encontraron un capullo de larva de avispa, por lo que se cree que, al morir, se encontraba discapacitada.

Su tumba era muy similar a la de Pakal el Grande, salvo por el hecho de que la de la Reina Roja carece de inscripciones. Ambos personajes se habían hecho enterrar en dos templos contiguos que ocupan un lugar preferente en la ciudad.

Por dichas similitudes entre las tumbas y al estar en templos uno al lado del otro, desde el momento de su hallazgo, la Reina Roja fue relacionada con Pakal.

K’inich Janaab’ Pakal, quien fue gobernante de Palenque desde la infancia, hizo que se registrara la historia de su pueblo en glifos, los cuales le sirvieron a la arqueóloga Fanny para hacer un listado de las mujeres importantes en la vida del soberano.

En la lista figuraban Kan al Tkal, su abuela, reina de Palenque; Zack Kuk, su madre, y Tzakbu Ajaw, su esposa.

¿Quién era la Reina Roja?

Considerando que la construcción de la plataforma Oeste del Templo XIII, donde se encontró los restos reales, es posterior al Templo de las Inscripciones, se sabía que la Reina Roja probablemente era una mujer que sobresalió en la era de Pakal o inmediata posterior.

También la época de las cerámicas halladas en la cámara mortuoria, indicaban que no podía tratarse de la madre o abuela de Pakal. Sin embargo, saber eso no respondía la pregunta de los investigadores ¿Quién es la Reina Roja?

Fanny López llegó incluso a plantearse la posibilidad de que fuera la concubina de Pakal; esta última deducción explicaría el que no hubiera inscripción jeroglífica, pues debía permanecer en el anonimato su relación con el gobernante. 

La confirmación final de que la Reina Roja no era la madre, ni la abuela de Pakal, llegó tras los resultados de pruebas de ADN realizadas durante dos años por el arqueólogo molecular Carney Matheson, de la Universidad de Lakehead, en Ontario.

Pero aún seguía quedando en el aire la pregunta ¿quién era la Reina Roja? la antropóloga Vera Tiesler reconstruyó el rostro y lo comparó con retratos de reinas de Palenque que aparecen en algunos relieves. Las características del cráneo de la misteriosa mujer presentaba semejanza con las representaciones de la esposa de Pakal en varios tableros hallados en esa zona arqueológica.

Además ya con resultados de la antigüedad de los restos femeninos cubiertos de rojo, se halló coincidencia de años. Los estudios los ubicaron en 672 d.C., mientras que en monumentos de Palenque se alude a lo que correspondería al 13 de noviembre de 672, como fecha de la muerte de la esposa de Pakal.

Por otra parte, los estudios de la dentadura, a cargo del antropólogo físico Andrea Cucina, revelaron que se trataba de una mujer procedente de una población cercana. Todas estas conclusiones apuntan a Ix Tz’akbu Ajaw, originaria de la cercana ciudad de Tokhtan u Ox te’kúb, que llegó a Palenque para casarse con Pakal en el año 626, quizá con el propósito de reforzar las alianzas políticas entre ambos reinos.

¿Qué fue de los hijos de la Reina Roja y Pakal?

Los restos de la Reina Roja mostraban que la mujer había sido madre. Por inscripciones en la ciudad de Palenque se sabe que los dos hijos del rey lo sucedieron en el trono: K’inich Kan Bahlam II y K’inich K’an Joy Chitam II, rey de Palenque por nueve años.

Hallar los restos de ellos permitiría ratificar la identidad de la Reina Roja, sin embargo, no se tiene señales de dónde podrían estar los restos de dichos soberanos.

El dato…

La Reina Roja corresponde a una de las 138 tumbas encontradas en Palenque, desde 1923 hasta la fecha.

Categorías: Mayas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: