Beatriz Barba Ahuatzin, la primera mujer arqueóloga que tuvo México


La Dra. Beatriz Barba Ahuatzin fue la primera mujer arqueóloga que tuvo México. Este 29 de enero de 2021 falleció a los 92 años de edad.

La noticia de su fallecimiento la dio a conocer el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto.

La académica, antropóloga y arqueóloga mexicana fundó en 1965 el Museo Nacional de las Culturas en el edificio que anteriormente había servido como casa de moneda.

Previo a la fundación de ese museo, defendió el inmueble que ahora ocupa el recinto en la calle de Moneda N° 13, pues ahí estaba el Museo Nacional de Antropología y al ser trasladado a Chapultepec, la Secretaría de Hacienda quería recuperar ese espacio aledaño a Palacio Nacional. Gracias a ello el sitio ahora es el Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

Originaria de Jalisco, Beatriz Barba, una mujer que siendo profesora normalista decidió desafiar las reglas sociales de la década de 1950 y las normas conservadoras de su familia, para ponerse pantalones, salir a campo acompañada de hombres y convertirse en la primera mujer en conseguir un título de arqueóloga. Como no había pantalones para dama, ella misma arreglaba las tallas de niño, y los ajustaba para que le quedaran.

Beatriz Barba, nacida en 1928, se convirtió en la primera mujer con título de arqueóloga en México. A los 21 años con ingreso a la escuela de antropología donde se convirtió y se licenció con una tesis sobre el sitio de Tlapacoyan.

Su tesis, Tlapacoya: un sitio preclásico de transición (Tlapacoya: un sitio de transición preclásico), examinó el desarrollo social y las prácticas religiosas de la cultura Tlatilco en el sitio arqueológico de Tlapacoya .

Entre 1957 y 1960, enseñó historia en la Escuela Secundaria Albert Einstein N ° 9, mientras continuaba sus estudios y obtenía un título como etnóloga de la ENAH en 1960.

También trabajó como profesora adjunta en ENAH a partir de 1958 y realizó investigaciones en conjunto con su esposo, Román Piña Chan, en sitios en Tlatilco y en Valle de Guadalupe, Norte de Jalisco.

En 1982, Barba obtuvo una maestría en ciencias antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y su doctorado dos años después. Su tesis doctoral, Ambiente social y mentalidad mágica en México: Las bases del pensamiento mágico en el México precortesiano, exploró el concepto mexicano de la magia antes de Cortés.

En lugar del culto demoníaco, descrito por los españoles en sus crónicas de la cultura mexicana, el enfoque antropológico de Barba encontró que las civilizaciones en la antigua Mesoamérica tenían una reverencia por lo sagrado, una devoción por crear libros para transmitir su conocimiento y una apreciación de la extensión del espacio.

Barba fue nombrada Investigadora Nacional Nivel II por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en 1985 y en 1991 recibió la Medalla Ignacio Altamirano, entregada por (SEP)

En 2002, se convirtió en la presidenta fundadora de la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas. En 2013, el INAH rindió homenaje a su carrera como arqueóloga y antropóloga pionera tras su jubilación. Barba, que todavía enseñaba en privado desde su casa, estaba trabajando en la recopilación de los archivos de su marido para laUniversidad Autónoma de Campeche.

Categorías: Personajes Destacados | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: