Origen de los tamales: son más antiguos que las tortillas


Los tamales, ese rico manjar mexicano que se encuentra en varias esquinas de México, cualquier día, pero que sin duda arrasa el Día de la Candelaria, el 2 de febrero, tiene origen en nuestras raíces prehispánicas y son más antiguos que las propias tortillas, otro alimento que no falta en las mesas de los hogares del país.

Tratándose de un platillo tan antiguo y tan popular no solo en México, sino en Latinoamérica también, no es de extrañar que en cada estado del país exista una variedad o más.

Luis Alberto Vargas Guadarrama, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM, ha estudiado con pasión y profundidad la cultura alimentaria nacional, basado en su formación académica como médico y antropólogo, y en su labor de análisis, el universitario responde a una pregunta que seguro te parece un poco difícil de contestar, aun cuando hemos crecido comiendo tamales con mucho gusto y placer: ¿Cuántos tipos de tamales hay?

“Hay cerca de 400 variedades en toda América Latina, que se pueden clasificar de diversas maneras. Algunas incluso no contienen maíz, el ingrediente más común”.

Luis Alberto Vargas Guadarrama, Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM.

En cada estado de la República existen diferentes formas de prepararlos, y si quieres hacer un recorrido por esa amplia diversidad puedes consultar aquí el mapa.

El origen de los tamales es prehispánico

Tamal significa envuelto y deriva de la palabra náhuatl tamalli. Como puedes ver en su nombre ya incluye una de sus principales características: estar envuelto en una hoja. Incluso en un intento de hacer una clasificación simple, se puede decir que los tamales se dividen en dos, los que se envuelven en hoja de maíz y los que se envuelven en hoja de plátano, señala el Sistema de Información Cultural de México.

De acuerdo con Vargas Guadarrama se cuenta con datos arqueológicos que apuntan hacia un origen muy antiguo, tanto que los tamales precedieron a las tortillas y se tiene la certeza de que su preparación se remonta a unos mil años antes de nuestra era.

Los tamales, al igual que las palomitas de maíz, son unos de los alimentos que consumimos hoy en día y cuyo rastro se puede seguir hasta la época anterior a la caída de México-Tenochtitlán

Representaciones plásticas de los tamales se han hallado en figurillas y piezas de cerámica prehispánicas, en pinturas murales y en otros soportes que datan del año 900 d.C, varios cientos de años antes de la fundación de la gran Tenochtitlán, la capital azteca de la cual se conserva el maravilloso Templo Mayor que hoy en día sigue revelando tesoros, como un bajorrelieve de águila real encontrada en diciembre de 2020.

Muchos de los tamales en la época prehispánica se vinculaban a ritos funerarios, incluso hoy en día están presentes en las ofrendas de Día de Muertos.

En algunas localidades del país aún se acostumbra celebrar una misa el día del entierro de nuestros difuntos y a los 9 días tras los rezos del llamado novenario, y tras estas ceremonias se invita a los vecinos, familiares y amigos algo de comida que en muchos casos suelen ser tamales.

Por otra parte, los investigadores Patricia Colunga y Daniel Zizumbo localizaron una zona cerca del volcán de Colima donde pudo haber un conjunto de antecedentes silvestres del maíz.

A partir del teocintle (pariente silvestre del maíz y su antecesor directo del cual se domesticó el maíz) descubrieron platillos elaborados en dicha zona que pudieron hacerse sin cerámica, en un tiempo más remoto, recordó.

En dicha región, encontraron tamales preparados con hojas de un árbol, que precisamente se llama árbol del tamal y son hojas anchas. Ellos hacían una masa de maíz y lo envolvían en esta hoja y lo cocían al rescoldo. Así, es muy probable que antes del tamal al vapor hubiera tamales cocidos al rescoldo.

¿Cómo llamaba los españoles a los tamales?

En sus crónicas, Fray Bernardino de Sahagún narró la existencia de este platillo, considerado por los primeros españoles como panecillos, ya desde esa época tenían diferentes versiones de preparación.

¿Cómo se preparaban los tamales en la época prehispánica?

Como ya hemos dicho, los tamales son más antiguos que las tortillas, y se tiene registro por los cronistas españoles de cómo se preparaban en la época prehispánica.

Por ejemplo, del Zacahuil, el rey de los tamales y que significa tamal grande en náhuatl, se sabe que se rellenaba de jabalí, armadillo y otras carnes de animales.

Fue a la llegada de los españoles que el Zacahuil, como otros tamales, se empezó a preparar con carne de cerdo y de res.

¿Por qué comer tamales el 2 de febrero, Día de la Candelaria?

El Día de la Candelaria, 2 de febrero, marca la culminación de las festividades navideñas y es resultado del sincretismo entre dos prácticas rituales: prehispánica y católica.

Por parte de la tradición católica se celebra el 2 de febrero el Día de la Candelaria, en recuerdo del momento en que José y María llevaron al niño Jesús al Templo de Jerusalén, a los 40 días de su nacimiento para cumplir con los ritos establecidos en la Ley de Moisés.

¿Por qué se conoce como el Día de la Candelaria? es el 2 de febrero cuando los católicos llevan al Niño Jesús al templo junto con velas o candelas para ser bendecidas, con la creencia de que pueden ayudar en momentos difíciles.

Por la parte precolombina los tamales, que son más antiguos que las tortillas, estaban presentes en las festividades a los Taloques que coincidía con el 2 de febrero del calendario actual.

En su relato Historia general de las cosas de Nueva España, fray Bernandino de Sahagún narró que el tamal estaba ligado a los festejos en honor a ciertos dioses durante los 18 meses que conformaban el calendario mexica.

En ceremonias y fiestas, este platillo se consumía entre los habitantes y se colocaba en los altares como ofrenda a divinidades como la diosa Coatlicue; en festividades dedicadas a Tezcatlipoca y a los difuntos; en honor a Xilonen, diosa del maíz tierno; Huitzilopochtli, dios de la guerra; Mixcóatl, dios de las tempestades; al dios del fuego Xiuhtecuhtli y, finalmente, el 2 de febrero a los dioses del agua llamados Tlaloques, a quienes se les solicitaba un año de lluvias y buenas cosechas.

Por esa misma época se festejaba el día del nacimiento o presentación del Sol en el calendario azteca (12 de febrero), la relación de esta celebración con el fuego del sol se vinculó a las candelas o velas de la Virgen de Candelaria.

Durante la conquista de México, los frailes se dieron a la tarea de evangelizar, por lo que se mezclaron las tradiciones prehispánicas y católicas, dando paso a ritos con características únicas como las que se dan durante el Día de la Candelaria y los tamales como parte de las festividades.

El investigador de la UNAM Andrés Medina señala que en este contexto de la fusión de dos culturas, los tamales representan al niño Dios.

Actualmente los tamales, después de la tortilla, son la forma más extendida de consumir nuestro maíz, se trata del alimento principal de los mexicanos, que además nos aporta la mayor parte de las calorías de nuestra población, señala Cristina Barros, investigadora en cocina tradicional mexicana.

Categorías: Cultura | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: