Día del taco: la vez que este alimento mexicano llegó al espacio


El día del taco se celebra en México cada 31 de marzo en forma de reconocimiento a esta comida que forma parte de la identidad nacional, hasta el punto de que es el responsable de que las tortillas ahora formen parte de los alimentos que llevan los astronautas al espacio.

En cada estado de la República podemos degustar distintas recetas y formas de preparación. La variedad de propuestas, complementos y sabores es tan amplia que desde el año 2007 se estableció el Día del taco. Por ello, recordamos la historia del antojo del astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela para la Misión STS-61-B del Transbordador Espacial Atlantis.

Origen del día del taco

El origen del día que celebra este rico alimento que comemos con singular alegría en casi cada esquina del país, se debe a la televisora Televisa.

En 2007 lanzó una página web y armó un conciertazo para impulsar el día del taco. En el sitio de internet, que por cierto ya no existe, incluyeron la historia de los tacos, la especialidad taquera de cada estado y hasta una canción conmemorativa.

En el concierto estuvieron Montéz de Durango y Mariana Seoane. 

El día que el taco llegó al espacio

El primer taco que llegó al espacio logró la hazaña hace 35 y el responsable de eso fue el doctor en ingeniería, Rodolfo Neri Vela, quien también es el primer mexicano que viajó al espacio en 1985.

Dentro de los preparativos para la Misión STS-61-B del Transbordador Espacial Atlantis, había un aspecto fundamental para los astronautas: la alimentación, y el mexicano pidió tacos. 

En su momento su solicitud llamó la atención de la prensa estadounidense, sin embargo, desde entonces la tortilla ha estado presente en todas las misiones de la NASA al espacio.

Neri Vela recuerda con gran orgullo su viaje al espacio y el momento en que disfrutó de sus tacos. Ha recordado el momento con una foto compartida en su cuenta de twitter.

La misión en la que participó Neri Vela mostró los grandes beneficios de consumir tortilla en órbita:

  • No dejan migajas, por lo tanto no hay riesgos riesgos de daño en el instrumental de la nave.
  • Las tortillas espaciales pueden resistir hasta 18 meses en condiciones comestibles.

El taco, de la herencia prehispánica a comida nacional

El taco tiene como base la tortilla, esa preparación del maíz que de acuerdo con las crónicas de Sahagún, los prehispánicos llamaban elotlaxcalli, xantlaxcalli o xilotlaxcalli.

Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llama elotlaxcalli o xantlaxcalli. [y] Otra manera de tortillas hechas de las mazorcas nuevas del maíz, que se dice xilotlaxcalli.

Héctor Manuel Romero sugirió en su Vocabulario gastronómico mexicano que la palabra podría ser una derivación de la voz náhuatl itacate, el clásico atado de comida para transportar de un sitio a otro, sentido con el que se le aplica en tono coloquial en algunas partes de México. Alternativamente, la palabra tlaco, o su mitad, pudo posiblemente ser usada como referencia a la forma natural en la que la tortilla es doblada para dar forma al taco.

Este alimento ha sido parte de la alimentación de la clase popular hasta llegar a tener presencia en las clases burguesas hoy en día es una comida que representa la identidad nacional del mexicano.

Posiblemente la primera referencia inequívoca al taco mexicano es la que se registra en un trabajo de la etapa madura del escritor Manuel Payno, en su hoy clásica novela costumbrista titulada Los bandidos de Río Frío,
publicada en 1891. El taco aparece en una escena que tiene como fondo las festividades patrióticas de la virgen de Guadalupe, señala Jeffrey Pilcher en su texto “¡Tacos, joven! Cosmopolitismo proletario y la cocina nacional mexicana”.

Pilcher explica la consolidación del taco como una comida nacional en México:

“A pesar de que la comida callejera había sido por mucho tiempo una de las características de la Ciudad de México, esta práctica adquirió particular relevancia hacia inicios del siglo XX, debido al arribo a la urbe durante ese periodo de un gran número de trabajadores migrantes, atraídos por la industrialización de la administración porfirista. El advenimiento de la confrontación revolucionaria, a su vez, trajo a la capital soldados, soldaderas y refugiados. Las taquerías se convirtieron rápidamente en el centro en donde esos recién llegados encontraron o recrearon los platillos de sus zonas de origen”.

El autor agrega que la “gente decente” se enteró de los tacos cuando éstos se hicieron populares entre la gente común de la Ciudad de México, pero sólo gra­dualmente los autores de los libros de cocina encontraron la forma de “civilizar” esas comidas callejeras.

Algunas figuras literarias comenzaron a experimentar con la palabra taco, cuya connotación estuvo claramente asociada a las clases bajas. Al mismo tiempo, los autores de libros de cocina buscaron la forma de reproducir la imagen
del taco, pero de una manera en que no pudiese ser imaginado como platillo popular, agrega Jeffrey Pilcher

A su vez, dice, esta intención llevó a la incorporación de ingredientes más caros o el completo abandono de la tortilla
de maíz, y con ello su connotación indígena. El elemento común de esta escalada de los tacos fue la acumulación de su autenticidad nacionalista a partir de sus orígenes populares. Observamos, así, que la identidad nacional de los sectores sociales cultos dependió de las clases populares.

Categorías: Cultura, Sorbos de la historia | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: