Documentos de Cortés robados al Archivo General de la Nación, así se descubrió el atraco


El Archivo General de la Nación, es el recinto de México que resguarda documentos históricos y entre sus anaqueles faltan documentos de Hernán Cortés, el español que con ayuda de traductores indígenas y guerreros de diferentes culturas prehispánicas, logró conquistar la ciudad azteca Tenochtitlán.

Esos 10 documentos vinculados al conquistador español fueron robados, revelaron funcionarios del Archivo General de la Nación a la agencia internacional Reuters.

Así se anunciaba la subasta de uno de los documentos relacionados con Hernán Cortés

En la lista se incluye una carta de hace 500 años, de la época de la caída de México-Tenochtitlán, que revela una intriga política que involucra a Hernán Cortés.

¿Cómo se robaron la carta de Hernán Cortés y otros documentos del Archivo General de la Nación?

Los funcionarios del Archivo General de la Nación revelaron a Reuters que la carta y los documentos fueron extraídos quirúrgicamente como con un bisturí.

Dijeron que algunos de esos documentos, una vez encuadernados en libros gastados por la intemperie, habían sido extraídos quirúrgicamente como con un bisturí.

Por el robo de la carta de Cortés, el Archivo General está bajo escrutinio, es algo preocupante para el que es archivo más grande de América Latina. 

Los académicos mexicanos han advertido durante mucho tiempo que las propiedades de la institución con problemas de liquidez son vulnerables al deterioro y al robo.

“No descartamos ninguna hipótesis” sobre cómo se robaron los papeles de Cortés. No descartamos la posibilidad de que el responsable de los robos de estos documentos sea un gerente, un trabajador o un investigador”.

Marco Palafox, asesor legal de la AGN. 

¿Cómo se descubrió el robo de la carta de Hernán Cortés?

Las señales de alarma se encendieron entre especialistas cuando una casa de subastas de Nueva York puso a la venta un tesoro poco común: una carta de hace cinco siglos que revela una intriga política que involucra a Hernán Cortés.

Los papeles Cortés rara vez llegan al mercado. Se esperaba que el documento de 1521, ofrecido por Swann Galleries, alcanzara entre 20 mil y 30 mil dólares. 

Sin embargo, un grupo de académicos mexicanos y de España, en un esfuerzo detectivesco, logró frenar la subasta, que además condujo a que los especialistas descubrieran que faltan otros nueve documentos adicionales.

Palafox, el asesor legal del Archivo, dijo que la institución no se comunicó con la casa de subastas estadounidense para detener la venta porque no pudo establecer rápidamente, más allá de las fotos de Martínez, que el manuscrito de 1521 y otros, de hecho, faltaban en su colección

El Archivo General de la Nación alberga cientos de miles de documentos, pero sólo alrededor del 40% han sido catalogados. El otro 60% no sabemos qué hay allí”, dijo.

Palafox

En busca de ayuda, el personal del archivo recurrió a las imágenes en microfilm grabadas en el Archivo en 1993 por la Sociedad Genealógica de Utah, una rama de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. La organización sin fines de lucro, ahora conocida como FamilySearch, ha fotografiado archivos en todo el mundo para ayudar a los mormones y otras personas a rastrear su ascendencia.

Dentro de ese microfilm, dijo Palafox, el personal de Archivo encontró imágenes de nueve de los 10 manuscritos que habían salido a subasta; se encontró una descripción escrita del día 10. 

A partir de ahí, los empleados de Archivo identificaron dónde deberían haberse guardado esos papeles relacionados con Cortés. Fueron a verificar las pilas donde deberían estar y efectivamente, todos faltaban, dijo Palafox, algunos cortados limpiamente de sus ataduras de la época colonial.

En octubre, Palafox dijo que realizó una videollamada con investigadores estadounidenses. Mostró imágenes de los documentos de Cortés de los sitios web de las casas de subastas junto a los de los microfilmes de 1993 y las fotos del investigador Martínez para mostrar las similitudes.

“Esto fue suficiente para llamar su atención”, dijo Palafox.

Una foto, clave para descubrir el robo

Una foto tomada por uno de los investigadores de documentos coloniales fue clave para descubrir el robo.

María del Carmen Martínez, una reconocida académica de Cortés en la Universidad de Valladolid en España, había tomado miles de fotografías de manuscritos del Archivo General de la Nación que documentaban su administración colonial durante dos viajes a la Ciudad de México en 2010 y 2014.

Los académicos mexicanos compartieron con Martínez una lista de documentos que habían reunido de catálogos en línea de casas de subastas globales.

A Martínez le sonó familiar. Al estudiar detenidamente sus fotos, encontró una coincidencia. El documento que se muestra en el sitio web de Swann Galleries era idéntico al que había fotografiado en el Archivo General de la Nación, hasta la cursiva del calígrafo y un pequeño trozo de pergamino en forma de triángulo que faltaba en el margen izquierdo.

La lista de documentos que los especialistas recopilaron comprendía documentos relacionados con Hernán Cortés que habían sido puestos a subasta desde 2017.

Un décimo, el que había identificado con las fotos Martínez, iba a ser vendido por Swann Galleries el 24 de septiembre de 2020: una carta dirigida a Hernán Cortés.

Las alertas que los investigadores encendieron fueron suficientes para que la casa de subastas detuviera la puja.

¿Qué dice la carta de Cortés que fue robada?

La misiva de 1521 a Cortés fue escrita por algunos aliados, en la carta le imploraban al conquistador español que evitara que un emisario de la corona española los despojara de sus poderes.

¿Qué se hace para recuperar los documentos?

Una fuente de alto nivel del Ministerio de Relaciones Exteriores de México dijo a Reuters que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el Departamento de Estado de Estados Unidos y una de las oficinas del Fiscal Federal de Estados Unidos en el estado de Nueva York estaban trabajando para recuperar los documentos. 

El Departamento de Estado dijo que no podía comentar sobre casos específicos, pero dijo que el gobierno estaba comprometido a combatir el robo y tráfico del patrimonio cultural. Las otras autoridades estadounidenses se negaron a comentar.

Palafox dijo que los fiscales federales mexicanos también iniciaron una investigación. La oficina del Fiscal General de México no ha dado comentarios al respecto.

Wittman, el ex agente del FBI, dijo que los investigadores estadounidenses probablemente citarían a las casas de subastas para identificar a los vendedores y consignadores que se encargaron del transporte de los documentos. La estrategia, dijo, es ir siguiendo la cadena hasta que lleguen a los presuntos ladrones en México.

¿Qué pasó con los otros documentos robados?

Reuters localizó al comprador brasileño de uno de los manuscritos de Cortés supuestamente sustraídos y manejados por Swann Galleries, quien dijo que lo devolvió a la casa de subastas.

Las casas de subastas nunca revelaron públicamente los nombres de los compradores y vendedores de los documentos de Cortés. Ese anonimato es un lugar común en una industria cuyos mecenas adinerados aprecian el secreto.

Swann Galleries, que manejaba media docena de papeles de Cortés, negó haber actuado mal. 

Christie’s, con sede en Londres, que puso dos en puja, dijo que examina cuidadosamente la procedencia de todos los artículos que pone a subasta. 

Bonhams, otra firma londinense, subastó otro documento; se negó a comentar sobre el escandaloso robo al Archivo General de la Nación. 

La casa de subastas de Los Ángeles Nate D. Sanders, que puso un documento de Cortés en un bloque de subasta, tampoco se ha pronunciado.

Swan Galleries, con sede en Manhattan, se ha convertido en un actor clave en el drama que se desarrolla. Canceló su subasta programada para el 24 de septiembre de 2020 de la carta de Cortés de 1521 el 9 de septiembre, un día después de que Reuters se comunicó con la firma sobre las acusaciones de los investigadores.

Swann Galleries dijo que trabaja diligentemente para determinar la procedencia de las antigüedades que subasta. Mantiene registros extensos y coopera plenamente con las fuerzas del orden, dijo Alexandra Nelson, directora de marketing de Swann Galleries. “Mover a sabiendas material robado a través de una casa de subastas es lo más tonto que puede hacer una persona”, dijo Nelson.

Categorías: Política | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: