Teotihuacán: 3 templos y 25 estructuras más, el patrimonio en riesgo por obras ilegales

Después de dos meses y varias violaciones a sellos de clausura, la Fiscalía General de la República aseguró un predio de 7 hectáreas cercano a la zona arqueológica de Teotihuacán, donde se llevaban a cabo obras de construcción ilegales que ponían en riesgo tres templos y otras 25 estructuras prehispánicas.

Un alto muro de bloques de cemento rodea la construcción ilegal, ubicada en dos parcelas en un área conocida como Oztoyahualco, que se ubica en el área de protección del núcleo de la que fuera la gran ciudad de Teotihuacán, y que hoy es un punto de investigación y atracción turística por sus tres grandes pirámides: la del Sol, la de la Luna y el Templo de Quetzalcóatl.

teotihuacán-obras-ilegales
Sellos de Clausura habían sido colocados por el INAH y habían sido violados varias veces

¿Qué vestigios arqueológicos hay en el predio?

En el predio asegurado por la Fiscalía, donde se llevaban a cabo obras de construcción ilegales para presuntamente instalar un parque de diversiones, estaba lo que se cree que es uno de los distritos más antiguos de la ciudad antigua de Teotihuacán.

Un estudio arqueológico pasado indica que allí había un complejo ceremonial con al menos tres templos y unas 25 estructuras separadas.

Se sabe que en el predio hay tres templos y otras 25 estructuras prehispánicas no exploradas

«Para mí, esto duele mucho», dijo Linda Manzanilla, una arqueóloga teotihuacana veterana de la Universidad Nacional Autónoma de México, refiriéndose a la última construcción ilegal.

Durante una de sus excavaciones en Teotihuacan en la década de 1980, desenterró un complejo residencial en Oztoyahualco donde vivieron una vez trabajadores de estuco, junto a un importante taller de obsidiana, no lejos de los tres templos actualmente amenazados.

Dijo que la última construcción ilegal se encuentra en un área al oeste de la Pirámide de la Luna, donde otras excavaciones cercanas han revelado estructuras elaboradamente decoradas construidas alrededor de plazas en una parte densamente desarrollada de la antigua metrópoli.

«Es muy probable que haya complejos muy grandes allí», dijo.

Linda Manzanilla, arqueóloga teotihuacana de la UNAM

El pasado 24 de mayo, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), organismo de la Organización de Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), urgió a las autoridades mexicanas a intervenir para “detener la destrucción arqueológica y evaluar las afectaciones”.

Según Icomos, en el predio, de acuerdo al registro del Teotihuacan Mapping Project, existen en el predio 25 sitios arqueológicos. El registro técnico existente (el Plano Arqueológico y Topográfico de la Ciudad Prehispánica de Teotihuacan) confirma que ahí se ubican conjuntos habitacionales, plataformas de templos uno y varios niveles, y grutas-cueva.

Vista aérea del predio de 7 hectáreas donde hacían obras ilegales.

La importancia de Teotihuacán

Teotihuacán, ubicada a 50 km al noreste de la Ciudad de México, alguna vez tuvo una población de al menos 100 mil personas que vivían en su mayoría en complejos de apartamentos multifamiliares de piedra, muchos de los cuales estaban elaboradamente decorados con coloridos murales.

La ciudad multiétnica fue contemporánea de los centros urbanos mayas de la era clásica, pero conocida por su propio arte y arquitectura distintivos. 

Se enriqueció desde el 100 a. C. hasta el 550 d. C., gracias a las extensas redes comerciales y una próspera economía basada en la artesanía que producía bienes como cerámica, prendas de vestir y, sobre todo, hojas de obsidiana afiladas como navajas.

Teotihuacan fue declarado patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1987.

La enorme riqueza de Teotihuacán aún tiene muchos misterios que revelar, cómo los ocultos en cámaras subterráneas recubiertas de material brilloso que se exploran debajo de la pirámide de Quetzalcóatl.

Acción de las autoridades, tardía

El propietario del terreno, donde la construcción está estrictamente prohibida, ha ignorado las órdenes legales del instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de dejar de construir durante los últimos dos meses, lo que generó indignación porque las autoridades no estaban protegiendo las ruinas de Teotihuacán, uno de los principales atractivos turísticos de México.

Rogelio Rivero Chong, director de la zona arqueológica de Teotihuacán, dijo en una entrevista que la falta de intervención de la policía mostraba la «total impunidad» del dueño de la propiedad.

A fines de abril, el INAH presentó una denuncia penal contra el propietario ante los fiscales federales alegando «daños al patrimonio arqueológico». 

Rivero Chong dijo que las autoridades han luchado durante años para detener la construcción ilegal, que a menudo se realiza por la noche o los fines de semana. Los investigadores del gobierno local a menudo llegan demasiado tarde para verificar los daños, dijo.

Zona arqueológica de Teotihuacán pierde el 40% del área de amortiguamineto

En los últimos 15 años se ha perdido 40 por ciento de las tres mil 118 hectáreas que conforman el área de amortiguamiento que rodea la Zona Arqueológica de Teotihuacán, inscrita en la lista de patrimonio mundial de la UNESCO, aseguró Saúl Alcántara, presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) México,

La pérdida del espacio de amortiguamiento, que protege las 244 hectáreas del área núcleo –donde están las pirámides– responde a obras aisladas de casas de los pobladores que no representan una afectación grave.

Categorías: Cultura | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: