El Quijote de Lepanto: la batalla en la que Miguel de Caervantes Saavedra quedó manco

A Miguel de Cervantes Saavedra, autor del famoso Quijote de la Mancha, también se le conoce como el manco de Lepanto, gracias a su participación en una batalla naval ocurrida en el marco de las disputas territoriales entre turcos y cristianos que fue calificada por Miguel de Cervantes Saavedra como:

“La más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”.

Miguel de Cervantes Saavedra

Los antecedentes de la batalla de Lepanto

Antes de llegar al momento en que Miguel de Cervantes Saavedra toma parte de la batalla de Lepanto sobre la galera Marquesa, conoceremos los antecedentes de este enfrentamiento naval.

En 1570 los turcos atacaron varios puertos venecianos del Mediterráneo Oriental. Venecia solicitó ayuda a las potencias cristianas, las cuales le otorgaron su apoyo gracias a la mediación del Papa Pío V, quien deseaba poner freno al avance de los infieles.

La armada se formó con fuerzas venecianas, pontificias y españolas. Se reunieron en el puerto de Suda, en la isla de Creta. Los generales cristianos no lograron ponerse de acuerdo en la forma de enfrentar a los invasores, por lo que el almirante Juan Andrea Doria, encargado del mando de las fuerzas españolas, regresó a Sicilia. El Papa y Venecia culparon a España del fracaso de la operación.

Formación de la Liga Santa

El Pontífice se reunió con los españoles y los venecianos para retomar la alianza. El 24 de mayo de 1571 se constituyó la Liga Santa que enfrentaría a los turcos. El generalísimo fue Juan de Austria, hijo bastardo del rey Carlos V.

La flota cristiana se hizo a la mar entre los días 15 y 16 de septiembre. La armada se detuvo en Leguminici (Albania), puerto de abundantes suministros. Gil de Andrade, encargado de la exploración lejana, regresó con la noticia de que los infieles se encontraban en el puerto de Lepanto, ubicado entre el Peloponeso y Epiro, en la Grecia continental.

Miguel de Cervantes en la batalla de Lepanto

La Liga Santa partió rumbo a Lepanto. La mañana del 7 de octubre las fuerzas turcas, dirigidas por Alí Bajá, se encontraron frente a la armada cristiana.

Los infieles disparan el primer cañonazo. Sobre el mar 70 galeras españolas, 12 del papado y 140 venecianas atacaban a 260 naves turcas apoyadas por la flota del corsario argelino Luchalí.

Entre las fuerzas cristianas se encontraba la galera Marquesa. En su tripulación había un joven de veinticuatro años, enfermo y febril. Cuando supo que se iba a entrar en combate pidió a su capitán, Francisco San Pedro, que le colocara en el lugar más peligroso.

El capitán le mandó regresar a la enfermería. Él contesto:

“¿Qué se diría de Miguel de Cervantes cuando hasta hoy ha servido a Su Majestad en todas las ocasiones de guerra que se han ofrecido? Y así no haré menos en esta jornada enfermo y con calentura”.

Miguel de Cervantes Saavedra

Según consta en un informe oficial de la batalla, el autor del Quijote de la Mancha estuvo al mando de doce soldados en el esquife de la Marquesa y peleó con gran valor. Su empeño en la batalla llegó a oídos de Juan de Austria, quien le felicitó y otorgó cuatro ducados más de su paga.

La batalla de Lepanto dejo un rotundo triunfo para los cristianos y dos heridas para Cervantes, una en el pecho y otra en la mano izquierda, que perdió su movimiento para gloria de la diestra y que le valió el apodo de manco de Lepanto.

Las lesiones no fueron severas, pues tras seis meses de recuperación en un hospital de Messina, el Quijote de Lepanto reanudó su vida militar en 1572.

El Quijote de la Mancha

La obra que llevó a Miguel de Cervantes Saavedra a la inmortalidad fue publicada con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. La primera parte vio la luz en 1605 y la segunda se publicó en 1615.

Categorías: Cultura | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: