¿Cómo se cura de espanto? La costumbre otomí que viene de los fósiles y la mitología de la creación

Los fósiles juegan un papel muy importante tanto para conocer el pasado prehistórico de un lugar, como para entender las creencias y orígenes de los mitos de diferentes pueblos. En este Día Internacional del Fósil 2021 explicaremos la relación de estos restos con la forma en que los otomíes curan de espanto.

¿Cuál es la enfermedad que se cura de espanto?

De acuerdo con la cosmovisión de las comunidades indígenas de México, toda persona se forma del cuerpo más diversas entidades anímicas, de ánimas, y cuando el cuerpo se enferma puede ser porque el ánima sufrió un trastorno, comenta Israel David Lara Barajas, antropólogo físico del Centro INAH Querétaro.

En este sentido cuando una persona sufre una impresión o un disgusto fuerte, su ánima sufriría un trastorno que es el espanto o susto.

¿Cómo se cura el espanto?

Lara Barajas cuenta que las comunidades del sur de Querétaro recurren a yerberos, curanderos, cantores, rezanderos para curar el espanto con terapias tradicionales que incluyen rituales para equilibrar el alma y el cuerpo.

Un elemento fundamental de la terapia ancestral indígena es el espondio, un polvo que la comunidad considera hecho con los huesos de los gigantes o los antepasados que, de acuerdo con su mitología, habitaron la tierra antes del hombre actual.

Las investigaciones paleontológicas de restos fósiles hallados en Querétaro han permitido comprobar que los huesos que los indígenas utilizan para curar el mal de espanto son huesos de mamuts y mastodontes de la época prehistórica.

De fósiles de mamut a fundamento de la mitología de la creación otomí

Israel David Lara Barajas explica que los fósiles siempre han estado en el entorno, coexistiendo con las comunidades indígenas, quienes a partir de elementos reales que pueden ver y palpar, como los huesos de mamut, desarrollaron mitos que explicarían la creación.

Actualmente, en la comunidad La Joya del municipio Huimilpan, al sur de la entidad, aún se cuenta la leyenda de que la tierra fue habitada por gigantes. Incluso, cuando en 2008 se descubrieron defensas, también conocidas como colmillos, de mamut, las personas de la comunidad acudían al lugar del hallazgo para ver los huesos de los gigantes.

colmillo de mamut hallado en méxico
Defensa de mamut hallado en Querétaro. Foto: Centro INAH Querétaro

Cabe señalar que los hallazgos de defensas de mamut en México no son extrañas, el Laboratorio Mexicano de Arqueozoología, encargado de seguir los rastros de los primeros animales de lo que hoy es México, resguarda una colección de estas piezas.

Los gigantes y el mito de la creación

De acuerdo con los mitos, los gigantes comían los alimentos crudos, destruían todo a su paso y no podían doblarse. Cuando se caían ya no se podían levantar y ahí se quedaban hasta que morían y sus restos eran enterrados, y ahora las lluvias desentierran los huesos estrellados por la caída.

Lo que ellos llaman huesos de gigantes estrellados, son los fósiles de mamuts y mastodontes que se ven craquelados, como quebrados.

La mitología prosigue con la decisión de los dioses de destruir a los gigantes y crear gente pequeña que vivía en cuevas, o minusculos cuicillos, que es el nombre que las comunidades indígenas dan a los pequeños montículos de pirámides. Estos seres eran tan pequeños que no podían cargar, y todo lo arrastraban incluidas las imágenes divinas, por lo que fueron destruidos.

Los siguientes seres que fueron creados son los otomíes actuales del sur de Querétaro.

El encuentro de los españoles con los fósiles del México prehispánico

En su camino hacia el imperio azteca, los españoles se asentaron en Tlaxcala, donde, de acuerdo con las narraciones de los expedicionarios que acompañaron a Hernán Cortés en la conquista de México-Tenochtitlán, preguntaron a los habitantes por los orígenes de sus pueblos.

La respuesta que dieron los tlaxcaltecas hacía referencia a que antes de ellos, habían existidos hombres y mujeres muy altos de grandes huesos. Incluso Bernal Díaz del Castillo plasmó en sus crónicas la impresión que tuvo al ver esos huesos gigantes.

gigante retratado en el códice vatgicano
Códice Vaticano

Otro caso en el que restos de mamut han sido encontrados cerca de zonas prehispánicas, es el sitio arqueológico Los Pochotes, en Chimalhuacán, Estado de México, pues en el vecino barrio de San Pedro, en el mismo municipio se encontraron fósiles de ese gigantesco animal.

¿Cómo se usan los fósiles de mamut para curar el espanto?

Actualmente para curar el espanto, los indígenas de Querétaro tienen tres formas de usar el espoleo, o polvo de huesos de fósiles:

  • El espoleo lo mezclan con pulque
  • Mezclan el polvo con té de manzanilla o hierbabuena
  • Hacen una pasta con la hierba llamada pextó y se soba con ella al paciente

Origen del Día internacional del fósil

Este 16 de octubre se celebra el Día internacional del fósil 2021, el cual fue establecido en el año 2010 en Estados Unidos por la “International Palaeontological Association” (IPA).

El objetivo de la IPA fue designar un día para crear conciencia sobre el valor de los fósiles como testimonio del pasado de la vida en el planeta y promover la protección de estos para su conservación, estudio y difusión.

Actualmente es celebrado en diversos países con ciclos y conferencias que recuerdan los conocimientos que hemos podido obtener de los fósiles.

Categorías: Cultura | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: