El plástico ha llegado a cada rincón del océano; WWF lanza S.O.S. por un tratado internacional

actualidad
Portada » actualidad » El plástico ha llegado a cada rincón del océano; WWF lanza S.O.S. por un tratado internacional

El plástico ha llegado a cada rincón del océano y afecta a 88% de las especies marinas, revela un informe de la organización medioambientalista WWF, la cual ha lanzado un llamado a los gobiernos del mundo para establecer un tratado internacional que combata la contaminación por plásticos en los mares.

El informe recopila datos de 2,590 estudios científicos en la materia y revela que al menos 2,144 especies marinas sufren contaminación con plásticos en su medio ambiente y en algunos casos ingieren éstos, tal es el caso de un 90% de las aves marinas del mundo y un 52% de las tortugas.

En el Atlántico norte, el 74% de los pájaros marinos habían comido plástico. Otro estudio en Hawái situó el porcentaje en esa región del Pacífico en un 69%.

Un 17% de los arenques capturados en el mar Báltico tenían también microplásticos en su interior.

La contaminación por plástico en los mares

El plástico en pescados y mariscos comestibles para los humanos

Un estudio de 2021 sobre 555 especies de peces localizó restos de plásticos en 386 de ellos. Otros científicos que examinaron la pesca de bacalao, uno de los pescados más comercializados, descubrieron que hasta un 30% de esta especie presente en el Mar del Norte tenían microplásticos en el estómago.

Entre las especies marinas de nuestra cadena alimentaria afectadas por la contaminación y en las que se ha detectado plástico en el organismo destacan mariscos como el mejillón azul o las ostras, mientras que la quinta parte de las marcas de sardinas enlatadas contiene esas partículas, advierte WWF.

“Aunque todavía no dispongamos de datos suficientes sobre el impacto de la contaminación plástica en la salud humana, a largo plazo puede ser muy perjudicial y cuánto más haya a nuestro alrededor, más componentes químicos inhalamos e ingerimos en nuestras comidas”.

Eirik Lindebjerg, director para política global de plástico de WWF,

El plástico en los océanos seguirá creciendo

Entre 19 y 23 millones de residuos plásticos van a parar al mar cada año, explica el informe. Esos residuos se degradan y se convierten en minúsculas partículas, hasta convertirse en «nanoplásticos», de una talla inferior al micrón (milésima parte de un milímetro).

La situación es tan grave que incluso si cesara el constante vertido actual, el volumen de microplásticos se duplicaría de aquí a 2050, a causa de los restos ya presentes. Pero lo más inquietante es que la inundación de material plástico no va a interrumpirse, puesto que la producción de plástico nuevo se duplicará de aquí a 2040, y los residuos en los océanos en consecuencia se triplicarán.

«Estamos llegando a un punto de saturación en numerosos lugares, lo que supone una amenaza no solamente para las especies, sino para todo el ecosistema».

Eirik Lindebjerg, responsable de investigaciones sobre residuos plásticos en el WWF.

Una vez distribuidos en el océano, los residuos de plástico son casi imposibles de eliminar y se degradan constantemente, por lo que la concentración de micro y nanoplásticos aumentará durante décadas. Es más eficaz atacar las causas de la contaminación que limpiar después”, opinó Heike Vesper, de WWF Alemania.

Los mares más amenazados por los plásticos y los países que más contaminan

WWF subraya que algunas áreas marinas están particularmente amenazadas, como el Mar Amarillo y el de China Oriental en Asia, mientras que en Occidente alerta especialmente de la situación vulnerable del Mediterráneo.

En el “Mare Nostrum” son Egipto, Italia, Turquía, España y Francia, por ese orden, los países que más plásticos arrojan, alerta el estudio.

La amenaza medioambiental que representan los plásticos es relativamente reciente, ya que el uso de estos materiales se generalizó después de la Segunda Guerra Mundial, aunque ya se han acumulado entre 86 y 150 millones de toneladas en los océanos.

El peligro del plástico para la pesca

Aunque la pesca también es uno de los principales contribuidores en la contaminación oceánica (un 22% de la basura marina procede de la industria pesquera), Lindebjerg apuntó a los plásticos de un solo uso como los grandes causantes.

“Debido a que el plástico se ha abaratado, los fabricantes lo han producido en grandes cantidades y esto les ha permitido diseñar productos de un solo uso que luego se convierten en desechos”, explicó el experto, quien consideró que una de las principales vías de solución a este problema es desarrollar políticas que promuevan la fabricación de productos reciclables.

Lindebjerg sostuvo que el riesgo que presentan los plásticos para los ecosistemas marinos tendrá efectos directos e indirectos para el ser humano.

“La presión que soporta el ecosistema marino es preocupante para la especie humana debido a que su saturación afectaría seriamente a la economía de las comunidades pesqueras, que perderían una de sus principales fuentes de alimentación”, señaló.

Llaman a un tratado internacional

La contaminación «ha llegado a todos los rincones de los océanos, desde la superficie al fondo marino, desde los polos a las costas de las islas más aisladas, desde el más diminuto pláncton a la ballena más grande» advierte la organización WWF que está recabando firmas para impulsar un tratado internacional en el que participen la mayoría de gobiernos del mundo.

Deja un comentario