Tips para vivir cien años al descubrir tu ikigai: el arte del buen líder

Desarrollo Humano

Por *Patricia Doménech

Después del zarandeo que nos ha dado la vida, todos hemos empezado a hacernos una serie de preguntas. Puede que estés en una época de cambios personales, y profesionales de forma que ya no te sientas realizado en el trabajo que estás desempeñando en este mismo instante… Puede que te estés replanteando tu actividad profesional y atreverte a perseguir ese proyecto que siempre has querido hacer ¡¡¡Enhorabuena!!! en este caso sólo necesitas comenzar a darle forma 

Si por el contrario, tienes una revolución interna, sientes que hay algo que quieres cambiar, escuchas esa voz que te dice por aquí no quiero seguir pero aún no has definido nada, este artículo puede que te sirva de ayuda, ya que estás en un momento muy importante. Mi primer consejo es paciencia: haz una reflexión honesta y profunda sobre ti mism@ es un proceso que puede tomarte días e incluso meses.

Lo más importante para esta reflexión es pensar de manera positiva liberándote de los juicios limitantes. Averigüemos que trabajo tiene más sentido para ti, haz una lista de todas las actividades que te motivan a levantarte de la cama cada mañana. Este es el espacio de tus pasiones, tus sueños de infancia, tus talentos innatos. Hay algo que da mucha claridad y es descubrir cual es aquella actividad que puedes desarrollar de manera tan intensa e involucrada que no ves pasar el tiempo.

Ahora es necesario explorar ¿qué puedes aportar tu al mundo? ¿Qué situación o actitud social te hace enfurecer y te gustaría cambiar? No pienses que tienen que ser acciones heroicas de gran magnitud cómo salvar ballenas en algún punto del mundo o emprender un viaje de 10mil kilómetros en bicicleta con una pancarta que ponga PAZ. Lo tuyo puede consistir en algo más simple que contribuya al bienestar de las personas de tu alrededor 

Por último veamos cuáles son tus talentos innatos, tendrás algunos muy claros aun así te invito a hacer un ejercicio muy interesante y divertido: pregunta a los que te rodean y sorpréndete. Re-descubre tus facultades ¡Muy importante! pregunta a los amigos sinceros y gente que te quiere sino tendrás algún problema más.

Si ya has hecho los pasos anteriores todo comienza a tomar forma, y estarás pensando cómo poner tus pasiones y habilidades a favor de una causa y lo que es mejor ¿Por cuáles actividades podrían pagarte? Estamos ante lo que para los japoneses es el ikigai: la razón de vivir. Ha llegado la hora de convertir tu ikigai en un verdadero proyecto profesional

 ¡¡¡Vamos a ello!!!  estamos en un momento muy importante para tu vida. Pon música de fondo:

1.- Haz una lista de actividades que podrían alinearse con la realización de tu sueño y bajo qué modelo te gustaría desarrollarlas: emplead@, autónom@. Este punto es importantíiiiiiiiiisimo, no todos tenemos que ser autónomos, quizá ahora lo seas y te apetezca no tener tantas presiones. Acuérdate de escucharte sin Juicios.

2.- Determina qué situación te permitiría crear una situación financiera cómoda para

ti: Cuál es el ingreso mínimo por el que aceptarías trabajar, cuál el sueldo que te permitirá vivir realmente como quieres, qué ambiente de trabajo te conviene más, qué cambios podrías asumir en los próximos años (mudanzas, estudios, alianzas).

3.- Por último ¿Qué sacrificios estás dispuest@ a hacer para llevar a cabo tu nuevo proyecto profesional?

Si llegaste hasta aquí te felicito y te recuerdo que el ikigai es tu razón de ser. Lo que le da significado y alegría a tu vida “sólo mantenerte activo te hará querer vivir cien años”.

Patricia Doménech
Patricia Doménech

Bailarina, Artista, Graduada superior en pedagogía de la Danza y Coreografía
En DMT (Danza movimiento Terapia)
Fundadora del programa LiderarconArte
Escritora del Cuento Pepa Tacones
Programa En LGN Radio “ApasionArte”
Especialista en Técnicas creativas y divertidas para CEOS y equipos de trabajo

Deja un comentario