fbpx

¿Cómo se dice mamá en maya, náhuatl, otomí y otras lenguas indígenas?

mamá
Portada » Silabario » ¿Cómo se dice mamá en maya, náhuatl, otomí y otras lenguas indígenas?

Este 10 de mayo de 2022 regresan a México las celebraciones en grande a las mamás, luego de dos años con mayores restricciones por la pandemia de COVID-19. Los chocolates son una buena opción de regalo y si los preparas tú mismo tienen un valor más especial para tu madre. Las flores, la tecnología y hasta los no tan deseados electrodomésticos son los regalos clásicos.

Pero si lo que deseas es llegar realmente al corazón de mamá, toma pluma y hoja y ponte a escribirle unas líneas. Aquí te ayudaremos con un cierre o apertura muy original: Decirle «Mamá: te amo» en lenguas indígenas.

Aquí podrás revisar ¿cómo se dice te amo en náhuatl, maya y otras lenguas indígenas?. A continuación te diremos cómo decir mamá en las mismas lenguas maternas.

te amo nahuátl

¿Cómo se dice mamá en maya?

Para decir mamá en maya se usa «Na´«. Y si lo que quieres decirle es «felicidades mamá», deberás escribir «¡Ki’imak óolal, na’!«.

¿Cómo se dice mamá en náhuatl?

De acuerdo con el gran diccionario Náhuatl de la UNAM, madre se dice nantli. Las lenguas maternas son, como cualquier otra lengua algo vivo que varía de región en región, por ello encontramos otra acepción del náhuatl para decir mamá y es «nonatsin».

Para decir felicidades mamá, en náhuatl es: «¡Xiyolpaki, nonatsin!»

¿Cómo se dice mamá en tseltal?

El tseltal se habla en los altos de Chiapas, México. Me’ es madre en tseltal. Felicidades mamá en tseltal es: «¡Bayel sbujts a wo’tan j me´!«.

¿Cómo se dice mamá en mixteco?

De acuerdo con el Vocabulario Básico de la Academia Veracruzana de las Lenguas Indígenas, en Mixteco madre se dice «Ma».

¿Cómo se dice mamá en otomí?

Para los otomís la familia no es un fin en sí misma, ésta debe ser camino y medio de desarrollo y plenitud, santuario de la vida, escuela y ámbito de encuentro y comunión para el ser humano, sobre sus pilares se sustenta el tejido social. Y mamá en esta lengua indígena se dice: «me«.

Imágenes de «Felicidades mamás» en maya, nahuátl y otras lenguas indígenas

imagen felicidades mamá en nahuátl
felicidades mámá en tseltal
felicidades mamá en maya

El rol de la mamá en el mundo prehispánico

Durante la época prehispánica, los pueblos mesoamericanos colocaron a la mamá en el centro. «Simbólicamente, el hombre gobernaba, pero la mujer estaba en el centro”, explica el arqueólogo Eduardo Merlo, investigador del Centro INAH-Puebla.

La mamá fue el centro de la sociedad prehispánica y “alrededor de ella se disponía, se repartía y se decidía el destino de la familia, y de la organización social, prueba de ello, es el gran número de representaciones de diosas mesoamericanas, coinciden expertos del INAH.

Algunas de las diosas mexicas más veneradas son la Coyolxauhqui, la diosa lunar y desmebrada, Tonantzin o Xilonen, diosa del maíz; Mictecacíhuatl, señora de la muerte; Toci, la diosa abuela que enseñaba a las mujeres los secretos de la vida doméstica y la coquetería y Tlazoltéotl, deidad de la prostitución.

La afrenta a la madre en la época prehispánica se consideraba imperdonable, debido al papel preponderante que las madres tenían dentro de la organización social.

Las madres también participaban en la transmisión de  conocimientos a sus hijas, proceso en el cual las ancianas fungían como madrinas de las niñas que bautizaban y les enseñaban a cuidar su cabello, las criaban a su modo y les llamaban la atención si cometían errores.

Las mujeres, poder político y diosas

Sin embargo, a diferencia de las nobles mexicas, quienes no tuvieron acceso al poder político, las mujeres mayas de la antigüedad ocuparon destacados cargos políticos, y participaron activamente en el control y la transferencia del poder, además de su importante papel como bastión familiar y social.

El especialista agregó que en el sitio arqueológico de Palenque, además de la famosa reina roja de Pakal, hubo otras mujeres destacadas. Se sabe que de los 12 gobernantes del sitio, dos fueron mujeres, Kanal Ikal (Yohl Ik’nal), que reinó de 583 a 604 d.C. y Zac-Kuk, quien gobernó del 612 a 640. Ambas jugaron un papel fundamental en la preservación del poder político familiar.

El papel creador de la mujer, de acuerdo con la arqueóloga del Centro INAH-Tabasco, Miriam Judith Gallegos Gómora, quedó de manifiesto en el Popol Vuh, donde se narra que la diosa vieja Ixmucané participó en la creación del pueblo maya junto con su pareja masculina.

En relación a la fertilidad, el papel de las mujeres durante este periodo sobrepasaba en importancia a todas las demás características femeninas.

Desde este punto de vista, las diosas mexicas principales fueron: Xilonen y Chicomecóatl (maíz tierno y maíz maduro, respectivamente), Mayahuel (maguey), Huixtocíhuatl (aguas saladas), Chalchiuhtlicue (agua), Iztaccíhuatl (montañas) y Xochiquétzal (flores).

Las diosas prehispánicas relacionadas con la maternidad

Entre las diosas relacionadas con la fecundidad-maternidad,  destacan Omecíhuatl, la gran creadora de la que surgen dioses y hombres; Teteo Innan, ‘madre de los dioses’ y Coatlicue, madre de Huitzilopochtli y diosa de la fertilidad, de vida y muerte.

Además de Tonacacíhuatl, ‘mujer de nuestro sustento’ y principal nodriza de la población; Oxomoco, primera mujer creada y de la que surgió el resto de la raza humana; Cihuacóatl, diosa invocada en los partos difíciles, y Yoaltícitl, de los partos.

¿Por qué se festeja el día de las madres el 10 de mayo?

Esta celebración fue adoptada de Estados Unidos hace 100 años. Durante el siglo XIX hubo algunas propuestas para dedicar un día a rendir homenaje a las madres, pero fue hasta 1907 cuando la estadounidense Ana Jarvis, se reunió con un grupo de amigos y les planteó el reto de trabajar para que se estableciera una fecha para esta celebración.

Por medio de campañas en medios, publicidad y folletos se logró que un año después, el 10 de mayo de 1908 se realizó una ceremonia no oficial para conmemorar a las madres en una iglesia metodista de Grafton, Viriginia. En 1914, el presidente Woodrow Wilson decretó ese festejo en Estados Unidos el segundo domingo de cada mayo.

En México, el inicio de este festejo se remonta al 13 de abril de 1922, día en que el periodista y fundador del diario Excélsior, Rafael Alducin (1889-1924), lanzó una convocatoria nacional para elegir una fecha especial para rendir homenaje de afecto y respeto a las madres de mexicanas.

De acuerdo con el diario El País, la respuesta de la sociedad mexicana y de los medios de comunicación fue favorable, lo que llevó a que el 10 de mayo de 1922, México se convirtiera en la primera nación de Latinoamérica en rendir un merecido reconocimiento a las madres.