Mayas

Descubrimientos arqueológicos de los mayas, cultura prehispánica que habitó el sureste de México y Guatemala. Su forma de vida, cosmovisión, sus costumbres. tradiciones, mitos y leyendas.

Cacao: ¿cómo preparaban los mayas el chocolate?

El cacao fue la segunda planta más venerada para los mayas, sólo después del maíz, y prácticamente todo lo que se sabe de los usos y la elaboración de alimentos y bebidas a base de él procede de las inscripciones jeroglíficas en cerámicas que han llegado hasta nuestros días.

Las inscripciones no sólo indicaban que una taza o vasija se usaba para el cacao, también llevaban grabado el sabor: cacao amargo, dulce, afrutado, cacao mezclado con maíz y hasta cacao sazonado con chile.

¿Cómo se dice cacao en maya?

El jeroglífico que usaban los mayas para indicar que un recipiente era una vasija de cacao aparece en la última posición y está formado por tres signos silábicos que los arqueólogos han logrado identificar: ka-ka-wa.

jeroglífico maya del cacao
Inscripción en un vaso de cerámica del período clásico tardío.

¿Cómo preparaban los mayas el chocolate?

Los mayas usaban no sólo la semillas, sino también la pulpa para preparar comidas y bebidas.

Una de las formas en que preparaban el cacao era una bebida elaborada con agua a la que le daban mayor consistencia agregando maíz molido o masa de maíz, que incluso hoy en día se prepara en México y que se conoce como chocolate o atole de chocolate.

Para hacer la bebida se llevaba a cabo un largo proceso:

Fermentación: de 7 a 8 días, es fundamental para desarrollar el aroma del cacao

  • Secado: bajo el sol se dejan las semillas algunos días
  • Tostado: al fuego por unos minutos para retirar la cascara
  • Molido: sobre un metate se trituraban las semillas hasta formar una pasta de la que extraían la grasa mediante la cocción, mientras más se calienta, la grasa se separa y flota. Al retirarla y dejarla enfriar obtenían la manteca de cacao, a la que daban otros usos como tratar heridas o mezclada con axiote como maquillaje.

Actualmente la manteca de cacao se usa para fabricar el chocolate blanco, que es azúcar, leche y manteca de cacao.

La espuma de cacao tenía mucha aceptación entre los mayas, para conseguirla se batía el cacao líquido con una herramienta parecida a lo que es hoy el molinillo, se soplaba en vasijas a través de una aza hueca o se pasaba repetidamente de un recipiente a otro, estas técnicas quedaron también plasmadas en cerámicas pintadas.

shallow focus of chocolate drink
Photo by A J on Pexels.com

De acuerdo con el Museo del Chocolate de Uxmal, Yucatán, la espuma de la bebida estaba directamente relacionada con la pureza de la persona que llevaba a cabo la tarea; si el chocolate no espumeaba, la persona era impura, y mientras más espuma producía, mayor era la pureza de su alma. La suerte de quienes no lograban hacer espumear la bebida, era el sacrificio.

recipiente maya con semillas de cacao
Recipiente de arcilla negra con semillas de cacao. Foto: Museo Juan Antonio Valdés, Guatemala.

La importancia del cacao entre los mayas

El origen del cacao sigue sin estar claro del todo, sin embargo, la teoría más aceptada es que surgió en la cuenca del Orinoco entre Venezuela y Brasil, desde donde avanzó por el continente americano junto con las migraciones de indígenas a lo largo de miles de años.

Así sería la forma en la que habría librado los grandes obstáculos de la época para llegar al México prehispánico hasta cobrar gran relevancia entre los mayas, tanta, que en las cerámicas no sólo se representaba a la planta y el fruto del cacao sino también a los monos, quienes jugaban un papel fundamental en su fertilización.

El cacao era tan apreciado entre los mayas que han llegado a perpetuarse en monumentos de piedra los banquetes en los que se ofrecía. Probablemente las grandes copas cilíndricas y lujosamente pintadas pasaban de boca en boca rebosantes de cacao espumoso en las recepciones oficiales y en las celebraciones rituales. Recipientes de cacao han sido hallados en tumbas de personajes de alto rango en la zona maya.

jarra maya de cacao
Jarra de cacao estucada descubierta en Río Azul, Guatemala en la tumba 19 de un príncipe maya. Foto: Museo Nacional de Arqueología y Etnología.

También las semillas secas tenían gran valor, los comerciantes las transportaban al centro de México, donde la bebida, que hoy se conoce como chocolate, era igualmente apreciada. En esas zonas el clima no es propicio para el cultivo de la planta.

Por otra parte, en el llamado período posclásico, es decir del 909 al 1500 d.C., las semillas se utilizaron como moneda de cambio en los trueques, con ellas se podía pagar productos y servicios.

Los europeos descubren el cacao

Los europeos descubrieron el cacao en 1502, cuando, durante su cuarto viaje por el golfo de Honduras, Cristóbal Colón se encontró una enorme canoa mercante maya que, de acuerdo con un informe de Fernando Colón, hijo del genovés que cometió genocidio en su empresa descubridora de América, medía más de 40 metros de longitud.

Además de piedras de moler, objetos de cobre, tejidos y vasijas, la canoa llevaba raíces, granos y una especie de vino elaborado con maíz. A los europeos les pareció que para los mayas eran muy apreciados unos frutos, pues todos se agachaban a recoger los que había en el suelo, «como si se tratara de sus propios ojos». Las «extrañas almendras» eran semillas de cacao.

Cacao, la bebida de los dioses

En 1753, el botánico Carlos de Linneo designó el árbol con el nombre científico de theobroma cacao, cuya primera parte viene del griego y significa: «alimento de los dioses».

Categorías: Mayas | Deja un comentario

El cacao, fruto del que se hace el chocolate, y su relación con los monos mayas

El mono araña aparece junto con el cacao en múltiples representaciones mesoamericanas. Para los mayas, el cacao es la segunda planta más venerada, sólo después del maíz, y su importancia llegó hasta el ámbito económico, pues las semillas se usaron a manera de moneda de cambio en los trueques.

Algo que se sabe es que los monos araña eran un vínculo fundamental en la fertilización del cacao y por ello aparecen en representaciones mayas acompañando al fruto y a la planta.

El cacao y los monos para los mayas

Al mono le atrae la pulpa dulce y sabrosa del cacao, el simio es un dispersor consuetudinario de las semillas, porque la consume y al defecarla la distribuye, por ello se le considera como un proveedor y dador del cacao, pues permite su ciclo natural. Desde esta perspectiva el pequeño primate se vincula con la fertilidad del cacao.

En el ámbito de lo simbólico, el mono estuvo además ligado a la glotonería, a la sexualidad y al placer en general; a su vez a la vida fácil, la danza, la música, las artes propias de la élite.

Dada la asociación del mono con la fertilidad de la planta, es posible que fuera sacrificado para solicitar a las deidades una buena cosecha del cacao, ese fruto preciado del que se hace el chocolate, señala Martha Ilia Nájera Coronado, del Centro de Estudios Mayas, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM.

De esta práctica daría cuenta un incensario de Toniná, Chiapas. En esta pieza arqueológica se representa a un mono con una cuerda al cuello, de la cual cuelgan mazorcas de cacao. Sus ojos semicerrados y la lengua de fuera como si lo hubieran estrangulado en sacrificio.

incensario de mono con cacao maya, toniná, chiapas
Foto: Museo de sitio de Toniná, Chiapas. INAH

El cacao y el maíz, estrechamente relacionados entre los mayas

La investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México recuerda representaciones mayas del período clásico, en las que las historias sagradas del maíz se unen con el cacao.

Por ejemplo, un cuenco de piedra grabado, proveniente de lo que hoy es Yucatán y resguardado en la Colección Dumbarton Oaks, muestra a un joven dios del maíz, de sus brazos y piernas crecen vainas de cacao.

Cuenco maya de la Colección Dumbarton Oaks, muestra la relación maíz-cacao. Ilustración: Simon Martín.

Otra interpretación de la pieza, hecha por Mercedes de la Garza, indica que el personaje sería un gobernante ataviado con las características del dios del maíz.

«En la primera escena el dignatario señala el vaso de cacao y mantiene el ojo semicerrado; en la segunda ya ha bebido el cacao y está tendido boca abajo flotando en las aguas del inframundo. El ojo lo mantiene muy abierto en una expresión de éxtasis por haber logrado la «visión»; entonces, el contenido del vaso sería de cacao compuesto con alguna flor que le produjo el estado alterado de conciencia».

La leyenda maya del cacao

La leyenda de la creación del maíz ha logrado llegar por diversas fuentes desde tiempos prehispánicos hasta nuestros días, sin embargo, esto no pasa con el cacao, a pesar de haber sido entre los mayas la segunda planta más venerada.

Ante ello, Martha Ilia Nájera Coronado, del Centro de Estudios Mayas, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM propone un «mito» que explicaría cómo llegó el cacao de los dioses a los hombre.

La leyenda que propone Nájera está fundamentada en el estudio de los relieves del Grupo de la Serie Inicial, ubicado en Chichen Itzá, una zona aún cerrada al público y que incluye la Casa de los Monos. la Casa de Falos, la Casa de los Búhos y la Casa de los Caracoles, entre otras.

La propuesta de la investigadora de la UNAM también se basa en el altamente probable vínculo mítico entre el maíz y el cacao, dado la cercanía que entre ambos se ha encontrado en diferentes vasijas, platos y otras piezas arqueológicas.

La leyenda o mito del cacao contaría entonces, como una deidad celeste ubicado sobre una banda celeste, que se observa en la Casa de los Falos, es el dador de los alimentos. El dios deja caer las mazorcas de cacao en medio del bullicio de la creación.

Casa de los Falos en la zona maya de Chichen Itzá, Yucatán.
Relieve de la Casa de los Falos en la zona maya de Chichen Itzá, Yucatán. Dibujo: Guillermo Couoh Cen y Peter J. Schmidt.
leyenda del cacao chichen itzá
Otro relieve de la Casa de los Falos en la zona maya de Chichen Itzá, Yucatán. Dibujo: Guillermo Couoh Cen y Peter J. Schmidt.

El espacio de la creación es un lugar lleno de abundancia en el que no podían faltar los grandes árboles de cacao del tiempo de los orígenes, que se levantaban cargados de mazorcas, como los que se observan en la Casa de los Búhos.

De estos árboles, el dios K’awiil obtiene sus riquezas, entre ellas el cacao, como se ve en la tapa de la Bóveda de la Casa de los Búhos.

Casa de los Búhos en Chichen Itzá
Casa de los Búhos. Foto coloreada por Willard en 1920

El mono que ama comer cacao, lo roba de un árbol y lo come. Al defecar esparce las semillas, de forma que el primate se convierte en intermediario entre el mundo divino y el humano.

En este fragmento se alcanza a ver la extremidad de un mono que se acerca al cacao. Dibujo: Schmidt

Luego, se envió al pájaro carpintero a que le abriera el vientre para obtener el grano, relata la historiadora.

Categorías: Mayas | Etiquetas: | Deja un comentario

Guerra de castas: ¿qué es la cruz parlante de los mayas? oráculo militar y símbolo sagrado

La cruz parlante inició su presencia entre los mayas como un oráculo militar de la guerra de castas hasta convertirse en un símbolo supremo de lo sagrado. Cerca de ella se fundó Chan Santa Cruz, una población de Quintana Roo, México en lo que hoy es Felipe Carrillo Puerto.

La cruz parlante surgió en 1850 en el contexto de la guerra de castas en la Península de Yucatán, un enfrentamiento entre mayas y «los blancos» criollos y mestizos de la élite de la zona, quienes a su vez armaron a sus siervos mayas para que combatieran por ellos a sus hermanos de raza.

Guerra de castas, acuarela
Acuarela que representa la guerra de castas, está ubicada en el Museo del Pueblo Maya de Dzibilchaltún. Foto: INAH

En su primer templo sólo podían entrar los generales a escuchar a la cruz. Los soldados y las mujeres permanecían afuera esperando oír cuáles eran sus órdenes. 

Hoy en día las jerarquías de las guardias que custodian el santuario donde reside son nombradas de manera militar. Son estas guardias que organizan los cultos.

¿Cómo surgió la cruz parlante?

Se dice que un mestizo desertor del ejército yucateco llamado José María Barrera, descubrió, hacia mediados de 1850, un cenote cercano a Kampocolché.

Anne K. Bennett, arqueóloga de la Universidad de Arizona indica que no está claro si Barrera encontró el lugar ya señalado por una cruz o si él la marcó, pero llevó a los mayas a rezar ahí. Entonces algo insólito sucedió: la cruz respondió en maya a sus plegarias.

En esa empresa Barrera fue ayudado por Manuel Nahuat, ventrílocuo indígena, quien en calidad de “intérprete de la cruz” llevó a los mayas los mensajes divinos.

Para los mayas refugiados en la selva eso se convirtió en un signo milagroso y poco a poco se fueron instalando en los alrededores, poniendo ofrendas y velas ante las cruces.

La aparición de la cruz parlante, y el hecho de que los mayas se reunieran a su alrededor, dio origen a una comunidad de nombre Chan Santa Cruz (Pequeña Santa Cruz), que sería el santuario y el bastión de los rebeldes durante toda la guerra de castas. En este lugar se ubica actualmente la ciudad de Felipe Carrillo Puerto.

La cruz devolvió la confianza y el espíritu de lucha a los mayas y los convenció de que atacaran el pueblo de Kampokolché, en poder de los yucatecos.

Acuarela que representa la guerra de castas, está ubicada en el Museo del Pueblo Maya de Dzibilchaltún. Foto: INAH

Sin embargo, el presagio del oráculo falló, y los mestizos y criollos derrotaron en esa batalla a los mayas. Tomaron algunos prisioneros, por quienes supieron del nuevo culto que está surgiendo en torno a la cruz parlante.

Con la idea de dar un duro golpe a la rebelión maya, el gobierno atacó Chan Santa Cruz el 23 de marzo de 1851. Cumplieron su objetivo y destruyeron la cruz y las ofrendas que se le habían ofrecido. En esta acción murió Manuel Nahuat, el ventrílocuo indígena que daba voz a la cruz.

La cruz parlante se vuelve símbolo sagrado

La cruz parlante debe haber sido un símbolo efectivo para reanimar a las fuerzas mayas en la guerra de castas ya que pronto aparecieron tres cruces hijas para reemplazar a la original y fueron fácilmente aceptadas por los rebeldes, a quienes ya se conocía como mayas cruzoob.

Las tres cruces estaban vestidas con los tradicionales hábitos femeninos: huipil y falda. Las instalaron lejos de la vista pública en un templo.

La muerte del ventrílocuo hizo necesario cambios para que la cruz expresara sus mensajes. Las tres Cruces dictaban su mensaje a un secretario dentro del un santuario llamado La Gloria.

La cámara en la que estaban las cruces fue construida de tal forma que los seguidores del nuevo culto podían escuchar las voces de las cruces desde afuera, indica la arqueóloga.

Posiblemente los efectos del sonido eran producidos por ayudantes del secretario Juan de la Cruz Puc, quien era responsable de interpretar los sonidos de las cruces para escribir el mensaje y poderlo leer al pueblo.

Se hicieron también arreglos para la protección de las cruces: se construyeron barricadas de piedra a su alrededor y una Guardia patrullaba el santuario constantemente, mientras a La Gloria se permite el acceso sólo a unos cuantos asistentes.

Determinadas a destruir el nuevo culto, las tropas del gobierno planearon atacar el nuevo centro el 3 de mayo, fiesta cristiana del hallazgo de la Santa Cruz.

Acuarela que representa la guerra de castas, está ubicada en el Museo del Pueblo Maya de Dzibilchaltún. Foto: INAH

Barrera que controlaba un efectivo sistema de espionaje supo de los planes y ordenó que Chan Santa Cruz fuera evacuada, las fuerzas yucatecas entraron a la ciudad de noche sólo para hallarse en la mañana rodeados de rebeldes.

El ejército gubernamental se retiró, pero la guerra continuó. Barrera fue muerto el último día de 1852, pero su hijo Agustín tomó el liderato.

Durante los años que le quedaban a la guerra de castas, el gobierno intentó tomar Chan Santa Cruz, sin embargo varias veces que incursionaron en el asentamiento, lo encontraban vacío y después eran rodeados por los mayas que lograban repelerlos.

¿Qué es la guerra de castas?

La Guerra de Castas es el movimiento social que los nativos mayas del sur y oriente de Yucatán iniciaron el 30 de julio de 1847 contra la población de “blancos” (criollos y mestizos), que se encontraba mayoritariamente establecida en la porción nor-occidental de la península de Yucatán.

La guerra costó cerca de un cuarto de millón de vidas humanas y terminó oficialmente en 1901 con la ocupación de la capital maya de Chan Santa Cruz, donde estaba la Cruz Parlante, por parte de las tropas del ejército federal mexicano.

Los mayas iniciaron esta rebelión porque estaban cansados de la situación injusta en que vivían. Fue en Tepich donde estalló la rebelión que duró 54 años, aun cuando los problemas de fondo que la originaron continuarían siendo motivo de inquietud hasta 1937.

En 1848 la guerra de castas se había extendido por toda la península y parecía que los indígenas podrían exterminar a la población blanca y mestiza.

Aprovechando la experiencia bélica que habían adquirido en las continuas guerras civiles del Estado, planearon el movimiento rebelde Manuel Antonio Ay, cacique de Chichimilá; Cecilio Chi cacique de Tepich, y Jacinto Pat, cacique de Tihosuco.

guerra de castas yucatán, méxico
Acuarela que representa la guerra de castas, está ubicada en el Museo del Pueblo Maya de Dzibilchaltún. Foto: INAH

En los primeros años de la guerra se planteó la división de Yucatán en dos países distintos: uno de mexicanos y otro de indios insurrectos, medida en la que tuvo gran interés Inglaterra, al grado de que se comprometió a negociar con los rebeldes el abandono de las armas y su inserción al trabajo. Los ingleses proporcionaron armas y recursos a los mayas a cambio de madera de «palo de tinte».

Estados Unidos también estuvo interesado, aunque con el único objetivo de establecer un imperio esclavista en el Caribe, además de no permitir la entrada de ingleses al continente.

Cabe mencionar que no era la primera vez que surgía la idea de separar a Yucatán del resto de México. A mediados de la década de 1840, la élite del estado de Yucatán ya era conocida por sus ideales separatistas. Impulsó dos intentos de declararse un país independiente a México. El primero fue en 1841 y el segundo en 1846.

Categorías: Mayas | Deja un comentario

Yucatán: hallan milenarias pinturas de manos de niños mayas en cueva

En Yucatán, México fueron halladas más de 100 pinturas de manos de niños mayas al interior de una cueva, las cuales corresponderían a un ritual de paso a la pubertad.

Se trata de decenas de huellas de manos negras y rojas que cubren las paredes de la cueva ubicada al norte de Yucatán.

¿Por qué pintaron sus manos en la cueva los niños mayas?

Se cree que las milenarias pinturas de manos están asociadas con un ritual de mayoría de edad de los antiguos mayas, según un arqueólogo que ha explorado y estudiado la caverna subterránea.

Las 137 impresiones, en su mayoría hechas por manos de niños, tienen más de 1.200 años, lo que las dataría cerca del final del cenit clásico de los antiguos mayas, cuando las principales ciudades del sur de México y América Central de la actualidad prosperaron en medio de importantes logros humanos. en matemáticas y arte.

La cueva está ubicada cerca del extremo norte de la península de Yucatán en México, donde aún se encuentran las imponentes pirámides de centros urbanos como Uxmal y Chichén Itzá, y se encuentra a unos 33 pies (10 metros) debajo de una gran ceiba, que los mayas consideran sagrada.

El arqueólogo Sergio Grosjean sostiene que las pinturas de huellas de las manos probablemente fueron hechas por niños cuando entraron en la pubertad, debido a un análisis de su tamaño, y los colores proporcionaron una pista de su significado.

» Ellos imprimieron sus manos en las paredes en color negro. Qué, porque el negro simbolizaba la muerte, pero eso no significaba que los iban a matar, sino la muerte desde una perspectiva ritual », dijo.

«Posteriormente, estos niños se imprimieron las manos en rojo, que era una referencia a la guerra o la vida», agregó.

Otros artefactos mayas encontrados en la cueva incluyen una cara tallada y seis esculturas en relieve pintadas, que datan de entre 800-1.000 d.C., una época en que una sequía severa azotó la región y puede haber contribuido al repentino abandono de las principales ciudades por parte de los mayas clásicos.

Si bien los primeros asentamientos mayas datan de hace casi 4.000 años, todavía había grandes centros cuando los conquistadores españoles llegaron a principios del siglo XVI.

Varios millones de mayas continúan viviendo en comunidades esparcidas por los estados del sureste mexicano como Chiapas y Campeche, además de Guatemala y Belice.

Categorías: Mayas | Etiquetas: , | Deja un comentario

¿Qué es el día de la victoria de Chakán Putum (Chakán Putún) hoy Champotón?

Chakán Putún es el nombre original, según señala Antonio Benavides Castillo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de un asentamiento prehispánico en lo que hoy es Champotón, Campeche. El gobierno mexicano organiza varias actividades para conmemorar este 2021 el Día de la victoria de Chakán Putum este 25 de marzo.

Aunque el nombre del lugar, como el de muchos otros ha estado sujeto a discrepancias, debido a la variedad de formas usadas por los cronistas que dieron cuenta de los pasos de los primeros españoles por lo que hoy es México.

Los cronistas coinciden en palabras cercanas a Champoto, Chiapoton, Champoton, etcétera; excepto por Bernal Díaz, quien cambia el orden de las partes de la palabra para llegar a Potonchán…En otras fuentes y libros podemos saber que la provincia era Champutún

José Enrique Ortiz Lanz en «Las verdaderas historias del descubrimiento de la Nueva España»

¿Qué pasó el Día de la Victoria de Chakán Putum?

Con una representación, un coloquio y un concurso de pintura infantil es cómo se celebrará el hecho histórico, pero, ¿Qué pasó el Día de la victoria de Chakán Putum o Chakán Putún?

Cinco siglos separan los momentos históricos en los que las tierras campechanas fueron vistas y reconocidas por europeos por vez primera. Moch Cohuó, fue el dirigente religioso y político de dicho asentamiento de raíces mayas que venció a los invasores españoles encabezados por Francisco Hernández de Córdoba en 1517, una expedición previa a la de Hernán Cortés.

francisco-Hernández-de-Córdoba
Francisco Hernández de Córdoba. Foto: «Las verdaderas historias de l descubrimiento de la Nueva España»

En sus crónicas Bartolomé de Las Casas lo contó así:

Saltó el capitán Francisco Hernández en tierra con la más gente que
llevaba, y entonces vinieron a ellos muchos indios con sus armas y con ciertas hachas de metal,
con que debían estar en sus rozas y haciendas trabajando; preguntároles por señas qué querían; respondieron los nuestros que buscaban agua. Los indios les señalaron que se fuesen
hacia el pueblo, y que por el camino hallarían un río y se hartarían de agua. Fueron como
les dijeron, y hallaron un pozo muy bien empedrado en un gran llano, que llamamos, por
vocablo de los indios en esta isla Española, çabana; durmieron allí aquella noche sin pasar
adelante, porque vieron desde allí una gran labranza con una casa y muchas gallinas de las
de papada. Otro día de mañana, estando aún los españoles en el dicho campo llano o çabana,
vinieron a ellos ciertos indios, entre los cuales vino uno que traía un collar de cuentas de oro,
que debía ser el rey o señor principal. El capitán le dijo por señas, si se lo quería vender o
trocar, o como acá usamos decir, rescatar, mostrándole ciertas sartas de vidrios de colores,
que poco y nada le agradaron, y así se fue con los otros…

Los españoles, en lugar abastecerse de agua, decidieron quedarse en tierra, junto al pozo (y de hecho, parece que tenían intenciones de seguir hacia la población), y pasaron finalmente ahí la noche. Lo anterior podría parecer una ocupación a ojos de los mayas, quienes les habían preguntado y recibieron como respuesta que sólo querían reabastecerse de agua, indica José Enrique Ortiz Lanz, quien en su calidad de coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH escribió el libro Las verdaderas historias del descubrimiento de la Nueva España.

El rechazo dado a los españoles, con tal organización pese a la disparidad de la tecnología empleada, sorprendió a los invasores, tan acostumbrados a las poblaciones caribeñas, con menor grado de formación en el arte y las estratagemas de la guerra.

El primer obstáculo que los españoles tuvieron fue una emboscada, técnica en la cual los mayas parecen muy experimentados, por la forma en que se peleó contra los invasores en tiempos de la Conquista.

Fernández de Oviedo la narra así:

Comenzóronlos a flechar, y los españoles se defendieron animosamente y mataron e hirieron algunos de los contrarios; pero como los enemigos eran muchos, fuéles forzado tornarse a embarcar y más que de paso, porque les mataron veinte cristianos e hirieron más de otros treinta; y así mismo fue herido el capitán Francisco Hernández, y si adelante pasaran, ningún cristiano quedara con la vida

Crónica de Fernández de Oviedo.

El mayor detalle lo proporciona Bernal Díaz del Castillo, superviviente de esa expedición, quien relata que:

…decían en su lengua: al calachoni, al calachoni, que quiere decir, que matasen al capitán, y le dieron doce
flechazos, y á mí me dieron tres; y uno de los que me dieron, bien peligroso, en el costado izquierdo que me pasó á lo hueco; y á otros de nuestros soldados dieron grandes lanzadas, y á dos llevaron vivos, que se decía el uno Alonso Bote, y el otro era un portugués viejo.

Desde la primera carta “De la justicia y regimiento de la rica villa de la Vera Cruz a la reina doña Juana y al emperador Carlos V, su hijo, fechada el 10 de julio de 1519” queda clara la dolorosa derrota que los españoles sufrieron en Champotón: “…en tal manera que murieron veinte y seis españoles y fueron heridos todos los otros. Finalmente, viendo el capitán Francisco Fernández de Córdoba viendo esto, escapó con los que le quedaron a acogerse a las naos (barcos)».

victoria-de-chakan-putum
Grabado coloreado a mano. John Carter Brown Library, Brown University.

Francisco Hernández de Córdoba salió con heridas que iban de las 30 a las 33 según las crónicas.

¿Cómo era Chakán Putum (Chakán Putún)?

Era una de las ciudades principales de Acalán-Tixchel, cercana a la desembocadura del río Grijalva y donde después se fundó la villa de Santa María de la Victoria, en el actual Tabasco. La población era una de las de mayor importancia de esta provincia y donde probablemente se hablaba o entendía el chontal;
estaban, en apariencia, bajo su control otras poblaciones como Centla, Taxaual y algunos
asentamientos más sobre el mencionado río.

El territorio de Chakán Putún fue dominadó en el siglo XVI por los Couohes, es decir la familia de los Cohuó. De ese linaje fue, precisamente Moch Cohuó, indica Antonio Benavides Castillo.

Mientras que por el relato de López de Gómara podemos saber el papel de Moch Cohuó en el Día de la Victoria de Chakán Putum:

Mochocoboc, por desviarlos de la mar, que no tuviesen tan cerca la guarida, hizo señas que fuesen detrás de un collado, donde la fuente estaba. Temieron los nuestros de ir allá por ver los indios pintados, cargados de flechas y con semblante de combatir, y mandaron soltar la artillería de los navíos por los espantar. Los indios se maravillaron del fuego y humo se aturdieron algo del tronido, más no huyeron; antes arremetieron con gentil denuedo y concierto, echando en siendo con ellos dispararon las ballestas, arrancaron las espadas y a estocadas mataron muchos, y como no hallaron hierro, sino carne, daban la cuchilladaza que los hendían por medio, cuanto más cortarles piernas y brazos. Los indios, aunque nunca tan fieras heridas habían visto, duraron en la pelea con la presencia y ánimo de su capitán y señor, hasta que vencieron en la batalla.

¿Cón qué armas pelearon los mayas contra los españoles?

  • Las armas con que los mayas peleaban en la guerra eran:
  • Arcos de palo y flechas de cañas delgadas con puntas de pedernal;
  • Rodelas y lanzas del tamaño de dardos que tenían las puntas tostadas y de pedernal
  • Lanzaban piedras con hondas

La vestimenta que usaron para la defensa del cuerpo consistía en una tira de lienzo de algodón angosta y muy larga con que daban muchas vueltas y le apretaban muy recio; otros llevaban unos sayetes sin
mangas acolchados con algodón.

Y por mostrar ferocidad y parecer más fieros y valientes se embijaban de negro y con almagre los ojos y narices y todo el rostro, cuerpo y brazos.

Las orejas horadadas y en ellas metidos unos cañutos con unas faldetas hechas de un metal como de hoja de lata que tenía brillo de oro, y usaban traer cabellos largos como mujeres, y para pelear unos los soltaban y otros los ataban en diferentes maneras, cada uno como le parecía más bravosidad, señala la descripción del Cabildo de la ciudad de Mérida de la segunda mitad del siglo de la Conquista.

La Expedición de Francisco Hernández de Córdoba antes de Hernán Cortés

Antes de 1519, cuando tuvo lugar la marcha de conquista emprendida por Hernán Cortés sobre México-Tenochtitlán el más grande imperio que poblaba la región mesoamericana, dos importantes expediciones llevaron a Cuba, y desde allí a la metrópoli de ultramar, noticias de nuevos territorios con sociedades y riquezas más desarrolladas y abundantes que las descubiertas hasta ese momento por los españoles en el Caribe.

Las expediciones que precedieron a Hernán Cortés estuvo al mando de Francisco Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva, de 1517 y 1518 respectivamente y fueron a Cozumel, Yucatán, Campeche, Tabasco y otros territorios de la península, que inicialmente fue llamada «isla rica» por los europeos.

Para 1517, Cuando Francisco Hernández de Córdoba se aventuró a la «isla rica» tanto mayas como aztecas ya tenían conocimiento de la presencia de españoles en ultramar.

De acuerdo con las memorias de expedicionarios de la época como Bernal Díaz del Castillo o el propio Hernán Cortés, los mayas peninsulares se referían a ellos como «castilán», en alusión a Castilla.

Francisco Hernández de Córdoba ya tenía tiempo establecido en Fernandina (lo que hoy es Cuba). Tenían ahí granjerías que requerían mano de obra fresca, como la de muchos otros españoles instalados.

Fernandina, vivía en 1517 un serio problema: los duros trabajos estaban acabando con la población originaria taína, por ello, Hernández de Córdoba no dudó en liderar la expedición del mismo año para capturar indígenas y renovar la mano de obra que necesitaba.

Fue en esa expedición que tuvo lugar lo que hoy se llama el Día de la Victoria de Chakán Putum y que fue una dura derrota para los españoles. Tras dicha batalla, la expedición de Francisco Hernández de Córdoba tuvo serios problemas por la falta de agua y por la cantidad de heridos que llevaba.

Enfrentaron un temporal y en La Florida volvieron a tener una batalla con los indígenas de la zona, sin tantos daños como los de Chakán Petum, y con el logro de poder haber llevado agua a bordo. Desde ahí regresaron a lo que hoy es La Habana, Cuba, donde murió el capitán Francisco Hernández de Córdoba.

expedicon-francisco-hernandez-de-cordoba
Itinerario de la expedición de Francisco Hernández.
Categorías: Mayas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Pericón o caléndula: la droga vegetal hallada en milenarias vasijas mayas

Los científicos han identificado por primera vez la presencia de una planta que no es tabaco en milenarias vasijas mayas. Se trata del llamado Pericón o caléndula, una droga vegetal de uso medicinal.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Washington detectaron caléndula mexicana Tagetes lucida ) en residuos tomados de 14 vasijas de cerámica mayas en miniatura.

Las vasijas mayas donde se detectó pericón

Originalmente enterradas hace más de mil años en la península de Yucatán en México, las vasijas también contienen trazas químicas presentes en dos tipos de tabaco curado y seco, Nicotiana tabacum y N. rustica

El equipo de investigación, dirigido por el postdoctorado en antropología Mario Zimmermann, cree que la caléndula mexicana o pericón se mezcló con el tabaco para hacer que fumar fuera más agradable.

El descubrimiento del contenido de las vasijas pinta una imagen más clara de las prácticas de uso de plantas psicoactivas de los antiguos mayas

Zimmermann ayudó a desenterrar dos de las vasijas ceremoniales que se utilizaron para el análisis en la primavera de 2012. En ese momento, estaba trabajando en una excavación dirigida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México en las afueras de Mérida, donde un contratista había descubrió evidencia de un sitio arqueológico maya mientras limpiaba tierras para un nuevo complejo de viviendas.

Los arqueólogos excavan un lugar de enterramiento.
Arqueólogos del personal de PARME excavando un entierro de cista en el sitio de Tamanache, Mérida, Yucatán.

“Si bien se ha establecido que el tabaco se usaba comúnmente en todas las Américas antes y después del contacto con españoles, la evidencia de otras plantas utilizadas con fines medicinales o religiosos ha permanecido en gran parte sin explorar”.

Mario Zimmermann, postdoctorado en antropología, quien dirigió la investigación.

“Los métodos de análisis desarrollados en colaboración entre el Departamento de Antropología y el Instituto de Química Biológica nos dan la capacidad de investigar el uso de drogas en el mundo antiguo como nunca antes”.

Zimmermann y un equipo de arqueólogos utilizaron equipos GPS para dividir el área en una cuadrícula similar a un tablero de ajedrez. Luego se abrieron camino a través de la densa jungla en busca de pequeños montículos y otros signos reveladores de edificios antiguos donde a veces se encuentran los restos de personas importantes, como los chamanes.

“Cuando encuentras algo realmente interesante como un recipiente intacto, te da una sensación de alegría. Normalmente, tienes suerte si encuentras una cuenta de jade. Hay literalmente toneladas de tiestos de cerámica, pero las vasijas completas son escasas y ofrecen un gran potencial de investigación interesante ”.

Mario Zimmermann

Los mayas fueron una gran civilización que se desarrolló desde el sureste de México hasta Guatemala y Honduras. Entre sus múltiples ciudades se cuenta Palenque en Chiapas, donde las excavaciones arqueológicas han hallado tesoros únicos como la tumba de Pakal El Grande, y su esposa la Reina Roja, cuya máscara mortuoria sigue revelando sus misterios.

La importancia de la investigación

La investigación que permitió hallar pericón o caléndula en las vasijas mayas, también allana el camino para futuros estudios que investiguen otros tipos de plantas psicoactivas y no psicoactivas que fueron fumadas, masticadas o inhaladas entre los mayas y otras sociedades precolombinas.

El trabajo de Zimmermann y sus colegas fue posible gracias a una investigación financiada por NSF que condujo a un nuevo método de análisis basado en la metabolómica que puede detectar miles de compuestos vegetales o metabolitos en residuos recolectados de contenedores, tuberías, cuencos y otros artefactos arqueológicos. Luego, los compuestos se pueden usar para identificar qué plantas se consumieron.

Anteriormente, la identificación de residuos de plantas antiguas se basaba en la detección de un número limitado de biomarcadores, como nicotina, anabasina, cotinina y cafeína.

«El problema con esto es que si bien la presencia de un biomarcador como la nicotina muestra que se fumó tabaco, no te dice qué más se consumió o almacenó en el artefacto», dijo David Gang, profesor del Instituto de Química Biológica de WSU y coautor del estudio. “Nuestro enfoque no solo le dice, sí, que encontró la planta que le interesa, sino que también puede decirle qué más se estaba consumiendo”.

Primer plano de una vasija en miniatura maya.
Una vasija en miniatura maya. Foto: WSU

Zimmermann dijo que el equipo de investigación de WSU está actualmente en negociaciones con varias instituciones en México para obtener acceso a contenedores más antiguos de la región que puedan analizar en busca de residuos vegetales. Otro proyecto que están llevando a cabo actualmente es buscar residuos orgánicos conservados en la placa dental de restos humanos antiguos.

«Estamos ampliando las fronteras de la ciencia arqueológica para poder investigar mejor las relaciones profundas que las personas han tenido con una amplia gama de plantas psicoactivas, que fueron (y continúan siendo) consumidas por humanos en todo el mundo», dijo Shannon Tushingham. profesor de Antropología en WSU y coautor del estudio. “Hay muchas formas ingeniosas en las que la gente maneja, usa, manipula y prepara plantas nativas y mezclas de plantas, y los arqueólogos apenas están comenzando a rascar la superficie de cuán antiguas eran estas prácticas”.

Más historias interesantes:

Categorías: Mayas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Reina Roja de Pakal: así se supo que no era su mamá, sino su esposa

En 1994 la zona arqueológica de Palenque reveló uno de sus grandes misterios: la tumba de la Reina Roja. Los restos de la mujer se asociaron desde el principio al gobernante de la ciudad maya, Pakal el Grande.

Una de las primeras hipótesis que surgieron fue que se trataba de la madre, sin embargo, gracias a los resultados de una serie de estudios arqueológicos, bioantropológicos, de conservación y restauración, se determinó que en realidad se trataba de la esposa.

reina-roja
Foto: INAH

El 1994,  por medio del Proyecto Especial Palenque, bajo la dirección del arqueólogo Arnoldo González Cruz, se amplió la exploración arqueológica en lo que fue la ciudad de Palenque, que ya en 1952 había deslumbrado con el hallazgo de la tumba de Pakal el Grande en el Templo de las Inscripciones en el contexto de trabajos que empezaron en 1949.

reproduccion-tumba-pakal
Reproducción de la timba de Pakal. Foto: INAH

El afortunado descubridor del monumento funerario más importante de Mesoamérica fue el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier. Más tarde, en los años 70 la zona fue explorada por Jorge Acosta. Sin embargo, la Reina Roja se mantuvo imperceptible ante ambos investigadores.

De tal modo que cuando el 11 de abril de 1994, la arqueóloga Fanny López Jiménez halló la cámara que contenía el sarcófago de la reina en el Templo XIII, el que se encuentra al lado del Templo de las Inscripciones en el que se halló años atrás la tumba de Pakal, no podía comprender que sus antecesores le hubieran dejado «tal regalo».

Lo que López Jiménez encontró ese 11 de abril fueron tres cámaras (habitaciones), una de ellas se encontraba sellada. Una semana después el equipo realizó un orificio para ver si contenía algo en su interior y descubrieron que se trataba de una tumba y un sarcófago.

Pese a lo atractivo del hallazgo, no entraron de inmediato en la cámara, continuaron los arduos trabajos por dos meses, en los que, según la narración de la propia arqueóloga plasmada en la Revista Arqueología Mexicana, «revisaba una y otra vez los informes de Ruz y de Acosta».

«No me explicaba cómo era posible que me hubieran dejado tal regalo, lo cual no me desagradó en lo más mínimo. sin embargo, decidimos dejar al último la entrada a dicha cámara. Después de casi dos meses de arduos trabajos y de sueños inquietantes en junio supimos lo que había en aquella cámara cerrada: una mujer de la realeza maya yacía en el interior del sarcófago, sin una historia detrás, tan sólo su atuendo, una ofrenda cerámica y dos acompañantes».

Fanny López Jiménez, arqueóloga que descubrió a la Reina Roja.

¿Qué hallaron en la tumba de la Reina Roja de Pakal?

Al abrir la cámara de unos 4.20 x 2.50 metros, el primer encuentro de los arqueólogos fue con dos cuerpos, uno situado en el lado este y el otro en el oeste.

Se trataba de dos sacrificados para acompañar en su viaje al personaje de alto rango que descansaba en el sarcófago.

Uno de los cuerpos correspondía a una mujer que tenía heridas en la caja torácica, lo que indicaba que le habían extraído el corazón, una práctica extendida en el mundo mesoamericano que incluso los mexicas la realizaban en el ritual conocido llamado sacrificio gladiatorio en los cuauhxicalli como la piedra de Tízoc, una joya preservada de Tenochtitlan.

Los restos del otro individuo que resguardaba a la soberana de Palenque correspondían a un niño, sus restos mostraban un fuerte golpe en la parte posterior del cuello que le habría causado la muerte.

La Reina Roja tenía una máscara recubierta por tres centímetros de grosor de cinabrio; un mineral de color rojo, debido al cual la mujer recibió su nombre actual del arqueólogo Arnoldo González Cruz, responsable del proyecto de excavación.

reina-roja-ajuar
Máscrara y ajuar de la Reina Roja de Pakal:. Foto: INAH

Estudios realizados por la UNAM en torno a la máscara de la Reina Roja de Pakal revelaron la verdad sobre los materiales con que está hecha, una historia que puedes leer dando clic aquí.

El color rojo no solo cubría la magnífica máscara, era predominante en todo el sepulcro. El sarcófago en su momento estuvo pintado de rojo, pero la humedad y las filtraciones de agua habían dañado parte de su policromía. Incluso los restos óseos estaban cubiertos de cinabrio.

Pero ¿qué es el cinabrio, que le dio su color característico a la Reina Roja? el cinabrio es un mineral compuesto por mercurio y azufre, usado para conservar los restos humanos.

La Reina Roja fue enterrada con una diadema, una máscara, un cinturón, collares, pulseras, tobilleras, agujas de hueso, navajitas de obsidiana y conchas.

En el lujoso ajuar funerario de la Reina Roja destacaba su magnífica máscara funeraria. Esta pieza, que se halló completamente fragmentada, cubrió el rostro de la soberana. En la tumba se halló otra máscara más pequeña que adornaba una especie de cetro o cinturón.

analisis-reina-roja
Foto: UNAM

¿Cómo era la Reina Roja maya?

En vida la Reina Roja fue una mujer de entre 60 y 70 años de edad y de metro y medio de altura. La riqueza de su ajuar, la monumentalidad de su tumba, la deformación craneal (un rasgo frecuente en los miembros de la nobleza maya) y el escaso deterioro de su dentadura, reflejo de una alimentación sana y elaborada, indicaban que esta mujer perteneció a la élite de Palenque.

analisis-mascara-reina-roja-pakal
Foto: UNAM

Por sus restos se pudo concluir que padeció de osteoporosis, que tuvo hijos y que sufrió de sinusitis crónica.

Además, en su tibia izquierda encontraron un capullo de larva de avispa, por lo que se cree que, al morir, se encontraba discapacitada.

Su tumba era muy similar a la de Pakal el Grande, salvo por el hecho de que la de la Reina Roja carece de inscripciones. Ambos personajes se habían hecho enterrar en dos templos contiguos que ocupan un lugar preferente en la ciudad.

Por dichas similitudes entre las tumbas y al estar en templos uno al lado del otro, desde el momento de su hallazgo, la Reina Roja fue relacionada con Pakal.

K’inich Janaab’ Pakal, quien fue gobernante de Palenque desde la infancia, hizo que se registrara la historia de su pueblo en glifos, los cuales le sirvieron a la arqueóloga Fanny para hacer un listado de las mujeres importantes en la vida del soberano.

En la lista figuraban Kan al Tkal, su abuela, reina de Palenque; Zack Kuk, su madre, y Tzakbu Ajaw, su esposa.

¿Quién era la Reina Roja?

Considerando que la construcción de la plataforma Oeste del Templo XIII, donde se encontró los restos reales, es posterior al Templo de las Inscripciones, se sabía que la Reina Roja probablemente era una mujer que sobresalió en la era de Pakal o inmediata posterior.

También la época de las cerámicas halladas en la cámara mortuoria, indicaban que no podía tratarse de la madre o abuela de Pakal. Sin embargo, saber eso no respondía la pregunta de los investigadores ¿Quién es la Reina Roja?

Fanny López llegó incluso a plantearse la posibilidad de que fuera la concubina de Pakal; esta última deducción explicaría el que no hubiera inscripción jeroglífica, pues debía permanecer en el anonimato su relación con el gobernante. 

La confirmación final de que la Reina Roja no era la madre, ni la abuela de Pakal, llegó tras los resultados de pruebas de ADN realizadas durante dos años por el arqueólogo molecular Carney Matheson, de la Universidad de Lakehead, en Ontario.

Pero aún seguía quedando en el aire la pregunta ¿quién era la Reina Roja? la antropóloga Vera Tiesler reconstruyó el rostro y lo comparó con retratos de reinas de Palenque que aparecen en algunos relieves. Las características del cráneo de la misteriosa mujer presentaba semejanza con las representaciones de la esposa de Pakal en varios tableros hallados en esa zona arqueológica.

Además ya con resultados de la antigüedad de los restos femeninos cubiertos de rojo, se halló coincidencia de años. Los estudios los ubicaron en 672 d.C., mientras que en monumentos de Palenque se alude a lo que correspondería al 13 de noviembre de 672, como fecha de la muerte de la esposa de Pakal.

Por otra parte, los estudios de la dentadura, a cargo del antropólogo físico Andrea Cucina, revelaron que se trataba de una mujer procedente de una población cercana. Todas estas conclusiones apuntan a Ix Tz’akbu Ajaw, originaria de la cercana ciudad de Tokhtan u Ox te’kúb, que llegó a Palenque para casarse con Pakal en el año 626, quizá con el propósito de reforzar las alianzas políticas entre ambos reinos.

¿Qué fue de los hijos de la Reina Roja y Pakal?

Los restos de la Reina Roja mostraban que la mujer había sido madre. Por inscripciones en la ciudad de Palenque se sabe que los dos hijos del rey lo sucedieron en el trono: K’inich Kan Bahlam II y K’inich K’an Joy Chitam II, rey de Palenque por nueve años.

Hallar los restos de ellos permitiría ratificar la identidad de la Reina Roja, sin embargo, no se tiene señales de dónde podrían estar los restos de dichos soberanos.

El dato…

La Reina Roja corresponde a una de las 138 tumbas encontradas en Palenque, desde 1923 hasta la fecha.

Categorías: Mayas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Máscara de la Reina Roja de Pakal: la verdad sobre los materiales con que está hecha

La máscara de la Reina Roja es una de las piezas arqueológicas más importantes del mundo maya, fue encontrada en 1994 y desde entonces hasta la fecha se creía que había sido elaborada con jade.

La máscara es atribuida a Tz’ak-b’u Ajaw, esposa de Pakal el grande, el gobernante más importante de la ciudad maya de Palenque. Fue hallada en el Templo XIII y en 2010 inició una investigación del Laboratorio Nacional de Ciencias para la Investigación y la Conservación del Patrimonio Cultural (LANCIC), en su sede del Instituto de Física (IF) de la UNAM que revela ahora, 26 años después del hallazgo, los verdaderos materiales con los que se hizo la máscara de la Reina Roja.

mascara-reina-roja
Indumentaria de la Reina Roja de Palenque. Foto: INAH

¿De qué está hecha la máscara de la Reina Roja de Pakal?

Se trata de una selección especial de materias primas únicas las que se usaron en para la máscara del entierro de la esposa de Pakal el Grande.

De la mano de los arqueólogos Arnoldo González y Martha Cuevas, el equipo de la UNAM reveló que la máscara de Tz’ak-b’u Ajaw, la Reina Roja, no estaba elaborada con jade, sino con malaquita, y que sus orejeras y ojos son de jadeíta y obsidiana.

El conjunto de materiales de la pieza arqueológica es diferente a las utilizadas para otros gobernantes de Palenque y demás sitios mayas contemporáneos.

La máscara está hecha de malaquita, y sus orejeras y ojos son de jadeita y obsidiana.

infografia-mascara-reina-roja
Foto: UNAM

Los materiales de otros elementos del ajuar de la Reina Roja

Además de la máscara principal, se logró conocer la composición de los demás elementos del ajuar de Tz’ak-b’u Ajaw. La mayoría de las teselas de la máscara acompañante son de cuarzo verde, mientras que las piedras verdes presentes en los pendientes, la diadema, el pectoral y el collar contienen fundamentalmente jadeíta, onfacita y albita, o una mezcla de ellos. Las cuentas verdes del tocado son exclusivamente de onfacita.

Las cuentas de color amarillo anaranjado en la diadema, el collar y el pectoral fueron identificadas como cuarzo. 

materiales-mascara-reina-roja
Foto: UNAM

«La piedra verde era más importante para los mesoamericanos que el oro; era uno de sus materiales más reverenciados y escasos”, explicó Edgar Casanova González, también miembro del LANCIC.

¿En qué consistió la investigación de la máscara de la esposa de Pakal?

Los trabajos de investigación de los universitarios, encabezados por el coordinador del laboratorio, José Luis Ruvalcaba Sil, consistieron en varias campañas, tres de ellas realizadas en el propio sitio donde se encontró la pieza arqueológica y un análisis en el laboratorio, siempre con técnicas no invasivas que afectaran a la máscara.

Las técnicas usadas fueron espectroscopías Infrarroja y Raman para identificación de minerales, y de fluorescencia de rayos X para caracterización elemental. Además de una segunda etapa de indagación con la emisión de rayos X inducida por partículas (PIXE) para un análisis elemental adicional.

analisis-mascara-reina-roja-pakal
Foto: UNAM

Edgar Casanova explicó que en el LANCIC-IF se emplean técnicas espectroscópicas, en su mayoría portátiles con las cuales se obtiene la mayor información posible de cada pieza de estudio, sin tomar muestras o provocar algún daño. 

El experto refirió que en las espectroscopías se utiliza luz que interactúa con el objeto de estudio para medir su respuesta a la incidencia de esa luz; es decir, se estudia la interacción entre la radiación electromagnética y la materia. Así, al utilizar espectroscopías atómicas es posible saber qué elementos químicos están presentes, porque cada uno emite señales características que se pueden detectar. 

“A veces, con saber la composición elemental, podemos inferir qué sustancia está presente; pero en ocasiones eso no es suficiente. Entonces hacen falta espectroscopías que den más información, como la infrarroja y la Raman, en las cuales uno manda un haz de luz que provoca que las moléculas del objeto de estudio vibren; la luz que se dispersa por esa vibración también es característica de los enlaces y los grupos funcionales que tiene cada molécula, y eso nos permite deducir su identidad”.

Edgar Casanova.

El infrarrojo, por ejemplo, es muy práctico para identificar minerales presentes en los objetos de piedra verde, como la máscara de la reina roja de Pakal.

analisis-reina-roja
Foto: UNAM

El científico dijo que en la espectroscopía Raman, tomar un espectro lleva de 10 a 30 segundos; en Infrarrojo, de 30 a 60, y en fluorescencia de rayos X puede demorar entre 30 segundos y varios minutos, de acuerdo con el material que se estudia. “Podemos obtener una tremenda cantidad de información en una semana de trabajo de campo, que luego se debe procesar y entender para conocer de qué están hecho el patrimonio tangible”.

La importancia de la Reina Roja

El descubrimiento de la Reina Roja, de quien en algún momento se pensó que era la madre de Pakal y después se descubrió que era su esposa, permitió corroborar el estatus de igualdad entre los mayas, sin distinción de género, donde las mujeres también gobernaron, pues se sabe que en otros territorios como Yaxchilán, en Chiapas, y Calakmul, en Campeche, hubo mujeres gobernantes, guerreras y doctoras.

Así lo contó la UNAM

 

Categorías: Mayas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: