Publicaciones etiquetadas con: chimalhuacán

Secretos Ocultos en la zona arqueológica Los Pochotes en Chimalhuacán

Aline Torres

El Tecpan de Chimalhuacán o mejor conocido como la zona arqueológica Los Pochotes representa la identidad de los habitantes del municipio y aun guarda en sus entrañas vestigios de un pasado remoto que esperan la llegada de un proyecto ambicioso con la inversión suficiente para salir a la luz.

zona arqueologica los pochotes en chimalhuacán
Frente del tecpan de Chimalhuacán

La construcción prehispánica que se observa en la zona es resultado de un trabajo de reconstrucción, encabezado por el arqueólogo Raúl García Chávez, que le dio forma a partir de las pictografías de la Plancha 2 del Códice Quinatzin y el Códice Mendoza. Sin embargo, existen espacios correspondientes a lo que fueron las habitaciones que se encuentran enterrados.

codigo quinatzin. distribución tecpan chimalhuacán
Código Quinatzin a partir del cual se reconstruyó el Tecpan

Una de las paredes del área donde se ubica la víbora de cascabel de Los Pochotes, caracterizada por lo puntiagudo de su acabado, es un muro falso que oculta otra parte de la construcción precolombina. “Cuando venga un proyecto más ambicioso lo vamos a quitar y se hará la reconstrucción y conservación”, comentó el museógrafo Víctor Javier Flores Mares.

Muro falso que oculta vestigios arqueológicos en los pochotes
Muro falso que oculta vestigios arqueológicos en los pochotes

Por otra parte, las habitaciones fueron desenterradas, se les tomó fotografías y se volvieron a tapar debido a la falta de recursos para su conservación y restauración, explicó el responsable del recinto. En tanto, en la cúspide del Tecpan, el mejor conservado del altiplano, se encuentra un montículo de tierra donde está sepultada la cúpula de la iglesia de San Andrés de Chimalhuacán, la cual se ubicó ahí en tiempos coloniales y que en 1580 fue destruida por un terremoto.

iglesia de san andrés chimalhuacán 1532
iglesia de san andrés chimalhuacán 1532
iglesia de san andrés chimalhuacán después del terremoto 1580
iglesia de san andrés chimalhuacán después del terremoto. 1580

Flores Mares atribuye a la falta de financiamiento el desinterés de los arqueólogos en los rescates y reconstrucciones; “en los años 80 te daban 300 mil pesos y cada mes llegaba una nueva cifra de acuerdo a las necesidades del proyecto, ahora dan 20 mil o 30 mil pesos”.

Actualmente no existe ningún plan orientado a recuperar las partes del Tecpan que están ocultas. La propuesta, que ya está en poder de las autoridades del ayuntamiento, corresponde a la ampliación del museo en un área de 98 metros cuadrados, donde se expondría el mamut hallado en el barrio de San Pedro, Chimalhuacán.

disposición en que se halló el mamut en chimalhuacán
Disposición en que se halló el mamut en chimalhuacán

Flores Mares impulsa el plan que colocaría los restos del mamut a unos metros del palacio prehispánico, los cuales se encuentran en las bodegas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a donde fueron trasladados para su conservación después de su hallazgo en los años 60.

La idea del museógrafo incluye la impartición de talleres para que los niños “armen rompecabezas como en el templo mayor o pinten figuras de barro, manualidades que llamen a la gente”.

Ocho años cerrado

El INAH resguardó el Tecpan en 1974 y hasta 1983 se interesó por la reconstrucción. En 1996 se inauguró el museo del sitio, sin embargo el deterioro provocó su cierre hasta el 2011. “Estaba horrible: en la bodega tenían vestigios de diferentes zonas, eran tepalcates (vasijas de barro), se estaban haciendo ratas y arañas; la museografía era obsoleta, había ranuras en los techos, se desprendía y los pisos se estaban botando.

Desde que inició la administración de Tolentino Bojórquez arrancó el proyecto de reapertura, sin embargo fue hasta que Graciela Buendía González llegó a la dirección de Turismo, cuando se aceleraron los trabajos. La inversión fue de alrededor de 140 mil pesos, comentó Flores Mares.

Las gráficas costaron casi 50 mil pesos. “Le dije a la directora de turismo que le platicara al presidente, sino, yo pensaba sacar fotografías y periódico y así inaugurarlo ¡porque llevaba años cerrado!”, narró el museógrafo.

El presupuesto para la reapertura del sitio fue aportado en su mayoría por el ayuntamiento, el INAH “puso una mínima parte”. A continuación un video que muestra parte de la colección del museo de sitio de Chimalhuacán:

Historia del Tecpan

La genealogía del lugar data de 1259 cuando tres hermanos chichimecas fundaron el lugar, después se fusionaron con el señorío de Texcoco y fueron parte de la raza de los acolhuas. En 1430 alcanzó su etapa de máximo esplendor.

Los reyes que gobernaron durante el tiempo que funcionó el palacio fueron Ixtlichochitl, Nezahualcoyotl y Nezahualpilli. En el vivían el rey, su esposa, las concubinas y sus consejeros. Se trataba de una construcción cerrada y aplanada para evitar invasiones. Servía de observatorio, pues desde él se dominaba una amplia extensión de lo que era el lago de Texcoco.

Había tlacuiles, recipientes de piedra donde colocaban carbón e incienso para aromatizar el palacio. Siete metros debajo de las escalinatas de acceso al Tecpan hay construcción que servía para fortificarlo pues había mucha agua alrededor.

¿Dónde están los diamantes de la serpiente de Los Pochotes?

La leyenda dice que la serpiente encontrada en el Tecpan tenía diamantes en los ojos, sin embargo está hipótesis carece de sustento pues las culturas prehispánicas no utilizaron diamantes. La piedra preciosa para ellos era el jade, también usaron oro, plata y ónix.

serpiente de la zona arqueológica Los pochotes en chimalhuacán
serpiente de la zona arqueológica Los Pochotes
Categorías: Otras culturas prehispánicas | Etiquetas: , , , , , | 19 comentarios

Canteros de Chimalhuacán del Lenguaje del Martillo en el CCMB

El talento del Colectivo El Lenguaje del Martillo, integrado por canteros de Chimalhuacán que empiezan a explorar las posibilidades artísticas del oficio que recibieron por herencia y como un medio para ganarse la vida, estuvo expuesto en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB).

obras de cantera. gimnasta y cambio equilibrado

La gimnasta y Cambio equilibrado. Foto: Aline Torres

En lo que constituyó la primera exposición artística del colectivo, se pueden apreciar 30 piezas de 18 maestros canteros que buscan mantener vigente la escultura en piedra, porque “es un arte que ya muchos consideran obsoleto, incluso en la escuela de arte La Esmeralda ya no se enseña el tallado en piedra”, manifiesta Hugo César Najera, quien tiene quince años de desarrollar diseños propios.

Najera participa en la exposición con dos piezas: Artesano y Molcajete Tlaloc, ambos tallados en recinto negro. El primero, es un tributo a la herencia artesanal que viene desde tiempos prehispánicos, cuando el metate –utensilio que en la escultura, el artesano trasporta sobre su hombro—era parte de la vida diaria.

Obra de cantera. Hugo César Nájera, artesano, recinto negro

Artesano. Foto: Aline Torres

En tanto, Molcajete Tlaloc resultó de un ejercicio lúdico en el cual Hugo César plasmó “un juego mental, imaginar que tu salsa preparada con aparatos tecnológicos conserva el sabor casero”, manifiesta el artista.

Jorge González Buendía participa con cuatro esculturas: Cambio Equilibrado, Herencia o Cambio, Rondando el equilibrio y Escudriñando el horizonte, todas llenas de simbolismo y formas simétricas.

Cambio o Herencia – tallada en cantera naranja y tezontle– constituye un llamado a los seres humanos para legar una buena enseñanza “porque el consumismo está aniquilando lo interior”, comenta González Buendía.

Rondando el Equilibro, es la expresión –por medio de una pirámide elaborada en recinto negro, rodeada por una esfera de cantera blanca– de la manifestación del equilibrio que ronda a las personas cuando la mente, la materia y el espíritu están por alcanzar la armonía.

Obra El lenguaje del martillo. Jorge González Buendía, rondando el equilibrio

Rondando el equilibrio. Foto: Aline Torres

En tanto Blas González participa en la exposición con La diosa del maíz, tallada en cantera negra, y La gimnasta, elaborada en cantera blanca y roja. La primera “la talle después de ver en revistas de arqueología mexicana figuras de la diosa, al día siguiente, sin proponérmelo, estaba buscando una piedra para plasmar mi interpretación”, afirma el autor.

Mientras La gimnasta es la suma de dos grandes pasiones de Blas: el deporte y la mujer. “La mujer es la fuente más grande de inspiración”, comenta.

Aline Torres

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: