Publicaciones etiquetadas con: indigenas

Declaración de la Selva Lacandona. Zapatistas a las armas

El 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) inició un levantamiento armado en contra del gobierno mexicano y del presidente Carlos Salinas de Gortari.

En la “Declaración de la Selva Lacandona”, su primer documento dado a conocer, pedía “trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”.

zapatistas armados
El 1 de enero de 1994, indígenas tzotziles, tzetzales y tojolabales de esa entidad lanzaron el grito de “¡Basta!” desde la Selva Lacandona. Foto: ABC.es

Y tras calificarse como producto de 500 años de luchas contra la esclavitud de la Colonia, el expansionismo norteamericano, el imperio francés y la dictadura porfirista; ordenaron a sus fuerzas armadas avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal. 

Declaración de la Selva Lacandona

HOY DECIMOS ¡BASTA!

Al pueblo de México: Hermanos mexicanos: Somos producto de 500 años de luchas: primero contra la esclavitud, en la guerra de Independencia contra España encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano, luego por promulgar nuestra Constitución y expulsar al Imperio Francés de nuestro suelo, después la dictadura porfirista nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes, surgieron Villa y Zapata, hombres pobre scomo nosotros a los que se nos ha negado la preparación más elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra patria sin importarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables, sin importarles que no tengamos nada, absolutamente nada, ni un techo digno, ni tierra, ni trabajo, ni salud, ni alimentación, ni educación, sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades, sin independencia de los extranjeros, sin paz ni justicia para nosotros y nuestros hijos.

Pero nosotros HOY DECIMOS ¡BASTA!, somos los herederos de los verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vende patrias. Son los mismos que se opusieron a Hidalgo y a Morelos, los que traicionaron a Vicente Guerrero, son los mismos que vendieron más de la mitad de nuestro suelo al extranjero invasor, son los mismos que trajeron un príncipe europeo a gobernarnos, son los mismos que formaron la dictadura de los científicos porfiristas, son los mismos que se opusieron a la Expropiación Petrolera, son los mismos que masacraron a los trabajadores ferrocarrileros en 1958 y a los estudiantes en 1968, son los mismos que hoy nos quitan todo, absolutamente todo.

Para evitarlo y como nuestra última esperanza, después de haber intentado todo por poner en práctica la legalidad basada en nuestra Carta Magna, recurrimos a ella, nuestra Constitución, para aplicar el Artículo 39 Constitucional que a la letra dice:«La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo el poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene, en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.» Por tanto, en apego a nuestra Constitución, emitimos la presente al ejército federal mexicano, pilar básico de la dictadura que padecemos, monopolizada por el partido en el poder y encabezada por el ejecutivo federal que hoy detenta su jefe máximo e ilegítimo, Carlos Salinas de Gortari.

Conforme a esta Declaración de guerra pedimos a los otros Poderes de la Nación se aboquen a restaurar la legalidad y la estabilidad de la Nación deponiendo al dictador. También pedimos a los organismos Internacionales y a la Cruz Roja Internacional que vigilen y regulen los combates que nuestras fuerzas libran protegiendo a la población civil, pues nosotros declaramos ahora y siempre que estamos sujetos a lo estipulado por la Leyes sobre la Guerra de la Convención de Ginebra, formando el EZLN como fuerza beligerante de nuestra lucha de liberación.

Tenemos al pueblo mexicano de nuestra parte, tenemos Patria y la Bandera tricolor es amada y respetada por los combatientes INSURGENTES, utilizamos los colores rojo y negro en nuestro uniforme, símbolos del pueblo trabajador en sus luchas de huelga, nuestra bandera lleva las letras «EZLN», EJÉRCITOZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL, y con ella iremos a los combates siempre.

Rechazamos de antemano cualquier intento de desvirtuar la justa causa de nuestra lucha acusándola de narcotráfico, narcoguerrilla, bandidaje u otro calificativo que puedan usar nuestros enemigos. Nuestra lucha se apega al derecho constitucional y es abanderada por la justicia y la igualdad. Por los tanto, y conforme a esta Declaración de guerra, damos a nuestras fuerzas militares del Ejército Zapatista de Liberación Nacional las siguientes órdenes:

Primero

Avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal mexicano, protegiendo en su avance liberador a la población civil y permitiendo a los pueblos liberados elegir, libre y democráticamente, a sus propias autoridades administrativas.

Segundo

Respetar la vida de los prisioneros y entregar a los heridos a la Cruz Roja Internacional para su atención médica.

Tercero

Iniciar juicios sumarios contra los soldados del ejército federal mexicano y la policía política que hayan recibido cursos y que hayan sido asesorados, entrenados, o pagados por extranjeros, sea dentro de nuestra nación o fuera de ella, acusados de traición a la Patria, y contra todos aquellos que repriman y maltraten a la población civil y roben o atenten contra los bienes del pueblo.

Cuarto

Formar nuevas filas con todos aquellos mexicanos que manifiesten sumarse a nuestra justa lucha, incluidos aquellos que, siendo soldados enemigos, se entreguen sin combatir a nuestras fuerzas y juren responder a las órdenes de esta Comandancia General del EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

Quinto

Pedir la rendición incondicional de los cuarteles enemigos antes de entablar los combates.

Sexto

Suspender el saqueo de nuestras riquezas naturales en los lugares controlados por el EZLN. PUEBLO DE MÉXICO: Nosotros, hombres y mujeres íntegros y libres, estamos conscientes de que la guerra que declaramos es una medida última pero justa. Los dictadores están aplicando una guerra genocida no declarada contra nuestros pueblos desde hace muchos años, por lo que pedimos tu participación decidida apoyando este plan del pueblo mexicano que lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz.

Declaramos que no dejaremos de pelear hasta lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático.

INTÉGRATE A LAS FUERZAS INSURGENTES DEL EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL

Comandancia General del EZLN Año de 1994

Posteriormente, la comunicación del EZLN llegó al mundo en la voz y textos del subcomandante Marcos.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Carne de res no gustaba a indígenas de Nueva España

Durante la Colonia, los indígenas que habitaban la ciudad de México se alimentaban básicamente de maíz y vegetales, en tanto que “la carne de vaca les parecía de mal sabor y era muy cara”. Esto se pudo constatar a través de un análisis químico e histórico realizado a 40 osamentas de individuos que vivieron hace 400 años.

comida-indigenas-mexico
Los indígenas de la Nueva España preferían el consumo del maíz

La doctora en antropología física, Oana del Castillo, adscrita al Centro INAH-Yucatán, destacó que “todo lo que consume un ser humano queda registrado en su esqueleto”. Bajo esta premisa se dio a la tarea de examinar los restos óseos de dos colecciones: una procedente del Hospital de San José de los Naturales, donde se atendía a los indígenas, y la otra del Hospital de San Juan de Dios, al que acudían las castas, los dos funcionaron en la Ciudad de México durante los siglos XVII y XVIII.

Al participar en el Seminario de Antropología Médica, organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con el tema Dime qué comes…alimentación y condiciones de salud en poblaciones antiguas indígenas y castas. Siglos XVII y XVIII, la investigadora explicó que el objetivo del estudio era saber si ambos grupos poblacionales tenían la misma dieta y cuál había sido el impacto en su salud.

¿Cómo se supo qué comían los indígenas y las castas de la Colonia?

Del Castillo explicó que los restos óseos analizados tienen una mayor proporción de huellas de estroncio, elemento químico que se encuentra en los vegetales, que se adhirió a los huesos de los indígenas, a diferencia de lo encontrado en las osamentas de las castas, donde la cantidad de magnesio y zinc era más alto, lo que indica el consumo de carne y sus derivados.

vacas
Las castas consumían más carne y sus derivados

Lo que podemos observar con los datos químicos es que los indígenas comían más vegetales que productos animales. Los análisis efectuados en las osamentas confirman lo que las fuentes históricas indican: para la población indígena virreinal, la carne de res no era muy apetecible, además de ser cara, asimismo tenían mucho problema para consumir leche, porque les causaba molestias por la lactosa, y no se conservaba fácilmente.

“Si comían carne era pescado y aves de corral, como el guajolote o las gallinas, y otras de tipo silvestre, como tórtolas y palomas, que llegaron con los españoles. Por su parte, las castas sí comían alimentos que llegaban de ultramar, pues el hecho de ejercer un oficio les permitía comprar vegetales no nativos, frutas, lechuga, carne, pan, papas, en general todo lo que consumían los españoles, de acuerdo con su poder adquisitivo”, abundó Del Castillo.

La antropóloga recordó que las castas “hasta presumían sacudiéndose las migajas de pan, pues consideraban que esto los acercaba más a los españoles”.

Dicho sector poblacional, dijo, ocupaba uno de los estratos más bajos de la sociedad virreinal, pero podían hacerse de oficios. Eran herreros, alfareros, albañiles. En las zonas ganaderas y pulqueras trabajaban como peones, mientras que los indígenas eran sirvientes o peones de campo, no podían acceder a otras ocupaciones que les garantizaran dinero.

El estudio también permitió descubrir que los indígenas de la ciudad de México padecieron anemia a causa de una nutrición deficiente, y que las enfermedades infecciosas eran frecuentes. Por otra parte, ambas poblaciones perdían rápidamente sus piezas dentales por falta de limpieza.

mexicas comiendo
Los índigenas padecían anemía

Las dentaduras analizadas por la antropóloga presentan rastros de severos cálculos dentales ocasionados por el sarro, así como caries y abscesos. Al final de su vida estos individuos contaban con dentaduras en muy mal estado, lo cual contribuía al deterioro de su estado de salud y de nutrición.

La investigación hecha a las dos colecciones óseas también revela que la esperanza de vida tanto de castas como de indígenas era de alrededor de 32 años.

Los esqueletos analizados pertenecen al Laboratorio de Osteología, del posgrado en Antropología Física de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). La colección del Hospital de San José de los Naturales contiene 450 osamentas, y la del San Juan de Dios es de 200.

Te recomendamos

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Día internacional de los pueblos indígenas. Nada que celebrar

Este 9 de agosto de 2012 se conmemora un año más del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, es decir, faltan dos años más para que se cumpla el segundo decenio de las poblaciones indígenas que proclamó por primera vez en 1995 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Mujeres indígenas. triquis de Copala

Mujeres indígenas. triquis de Copala. Foto: La voz de Anahác

La finalidad del primer decenio fue fortalecer la cooperación internacional para que los estados afrontaran los diversos problemas que aquejan a sus pueblos originarios, sin embargo llegó el final del primer decenio y la meta no se cumplió por ello se estableció un segundo decenio. El plazo nuevamente está por vencerse y la meta sigue igual de lejana.

La historia de los pueblos indígenas es la misma desde hace milenios. En el caso de América, desde la llegada de los colonizadores su dignidad, cosmovisión y cultura han sido pisoteados y menospreciados. Primero fue el colonialismo voraz, ahora es el neoliberalismo que les niega sus derechos, pero disfraza la situación con un elegante discurso sobre la pluriculturalidad.

El incumplimiento de los acuerdos de San Andrés

Como ejemplo basta el pendiente, desde 1996, de convertir a los acuerdos de San Andrés Larráinzar en reformas constitucionales que reconozcan el derecho de los indígenas a tener un lugar dentro de México.

zapatistas

zapatistas. Foto: CGT Chiapas

Con la victoria de Vicente Fox en el 2000 vino la simulación en el Congreso de iniciativa a favor de los indígenas, sin embargo, era completamente diferente de la Ley COCOPA que incluía los acuerdos de San Andrés. Los problemas de los indígenas de Chiapas fueron ignorados.

Cruzada contra los indígenas desde Cristóbal Colón

La primera colonia fundada por Cristóbal Colón fue la Isabela, el Amirante partió de allí con rumbo a la isla de Cibao en 1494. En dicho lugar construyó la fortaleza de Santo Tomás que dejo a cargo de Pedro Margarite, a quien le dio instrucciones de cortar la nariz y las orejas de los isleños que robaran algo. Él se marchó a realizar nuevas exploraciones.

cristobal colon

Cristóbal Colón. Foto thales.cica

A su regreso se enteró de que los naturales, a los que Margarite quiso forzar al trabajo de las minas, abandonaron sus hogares y se preparaban para la resistencia. Decidió abrir una campaña, nombró Adelantado a su hermano Bartolomé, quien derrotó a los isleños a mediados de marzo de 1945.

El almirante trajo de España jaurías enteras de perros corsos, sabuesos y lebreles para usarlos en la caza de los naturales que trataban de huir. Los animales atacaban a los fugitivos ferozmente por la espalda, los derribaban y despedazaban.

Algunos perros, como el famoso becerrico, lograron un triste renombre y fueron padres de acreditadas razas que, por su maestría en rastrear y despedazar a los indígenas, gozaban de alta estima.

El cronista Oviedo escribió de becerrico: “era ferocísimo defensor de la fe católica y de la moral sexual, descuartizó más de doscientos indios por idólatras sodomitas y por delitos abominables, habiéndose vuelto con los años muy goloso de carne humana”.

perros en la conquista de américa

Conquista de américa. Foto: Uruguay educa

Nicolás de Ovando, tercer gobernador de la Isabela, terminó lo que Cristóbal Colón dejo inconcluso: la destrucción de los pueblos de América. Amparado por la provisión dada por la Corona el 20 de diciembre de 1503, que le autorizaba a forzar a los indígenas a trabajar, asignó a cada español de 30 a 60 isleños para el cultivo y la explotación de las minas.

Los naturales debían trabajar de seis a ocho meses a cambio de un jornal insignificante. Los alejaban de sus comunidades y cualquier pretexto era bueno para prolongar su condena. Para comer debían arrastrase debajo de la mesa para alzar los huesos que los españoles les arrojaban; los roían y chupaban para luego machacarlos con piedras y comerse el polvo con su pan de cazabe. Si trataban de huir eran cazados con los perros, azotados y regresados a trabajar con grillos en los pies.

La mayoría moría antes de cumplir su servicio y a los que quedaban libres les faltaban fuerzas para regresar a sus aldeas. Al respecto Bartolomé de Las Casas escribió: “Yo tope algunos muertos por los caminos, y otros debajo de los árboles boqueando, y otros con el dolor de la muerte dando gemidos y como podían diciendo ¡hambre, hambre! Los más resistentes, que conseguían, a pesar de todo, regresar a su tierra, hallaban sus chozas abandonadas y sus plantíos devastados; todo se había evaporado mágicamente ante el terror blanco”.

Las cuestiones religiosas también dieron pie a la barbarie ejercida en contra de los infieles.

El cacique de la Vega Real, Guarionex, autorizó al ermitaño Román Panea construir una capilla. Los abusos de los padres ocasionaron que se les expulsara del lugar. Tras su salida, los miembros de la comunidad destruyeron las imágenes y reliquias. Los frailes los acusaron de robo, sacrilegio, blasfemia y profanación.

El adelantado, Bartolomé Colón autorizó la constitución de un Tribunal para que castigara el delito. Los indígenas fueron interrogados, sin intérprete, en español, por medio del tormento se les arrancó una confesión que nadie entendió. La sentencia: morir en la hoguera.

El desplazamiento de los pueblos indígenas actualmente

El proceso de conquista y desalojo territorial, iniciado por Colón aquel 12 de octubre de 1942, ha continuado hasta la era moderna, y con ello la resistencia de los indígenas americanos.

El pueblo Wirikuta ha sostenido una ardua lucha por sacar a las compañías mineras de su territorio sagrado. Nuevamente el gobierno se ha burlado de sus derechos y se disfrazó con el discurso de respeto y valoración de la pluriculturalidad.

Peregrinación en Wirikuta

Peregrinación en Wirikuta. Foto: La Jornada Michoacán

En mayo de 2012 declaró 45 mil hectáreas de 140 mil que componen el territorio de Wirikuta como reserva minera. El lugar es la zona que no ha sido concesionada, por lo que el pueblo huichol no tiene nada que celebrar, sigue en lucha por preservar un lugar de peregrinación para su pueblo.

Presas en territorio indigena

En México las tierras del pueblo mazateco, en la cuenca del río Papaloapan, se utilizaron para la edificación de la presa Miguel Alemán con capacidad para 9 mil 106 millones de metros cúbicos destinados a la generación de electricidad y el control de avenidas. La obra se terminó en 1955, pero la reubicación de los 20 mil desplazados no concluyó hasta 1962.
Veinte años después la historia se repitió. La construcción de la presa Cerro de Oro de 4 mil 400 millones de metros cúbicos alejó de sus hogares a 13 mil chinantecos.
En 2002 un mal manejo de la presa de Villa Victoria, del sistema Cutzamala, ocasionó daños a 350 hectáreas de indígenas mazahua. Las autoridades les prometieron otorgarles una indemnización que no llegó. El 26 de octubre de 2004 signaron con el gobierno federal un acuerdo en el que se acordó la instalación de redes hidráulicas para llevar el servicio a las comunidades de la región.
Las ofertas no se cumplieron. El Frente Mazahua intentó, en febrero de 2005, ingresar a las instalaciones de la planta potabilizadora de Berros del Sistema Cutzamala para exigir el pago de la indemnización y las obras pactadas.
Durante el gobierno de Vicente Fox se trató de reactivar la creación de un sistema de presas sobre la cuenca del río Usumacinta, iniciado en el sexenio de Carlos Salinas. Las múltiples protestas han cancelado nuevamente el proyecto, sin embargo, no se descarta que pueda retomarse debido a que la implementación del Plan Puebla-Panamá plantea el reto de generar más energía.
De realizarse se afectarían territorios pertenecientes a los altos de Chiapas, la selva Lacandona y una parte del estado de Tabasco en México y los departamentos de El Quiché, Verapaz y El Petén en Guatemala. Localidades indígenas. Los desplazados se calcula serían entre 30 y 50 mil personas.
El proyecto La Venta II en Oaxaca pretende ampliar el parque Eoleléctrico de la zona. Para lograrlo se ha hostigado durante años a los campesinos e indígenas. La resistencia se mermó cuando policías ministeriales encarcelaron al presidente del Comisariado Ejidal, Rafael Solórzano Ordaz. La Comisión Federal de Eléctricidad (CFE) ha promovido la acción penal en contra de varios ejidatarios bajo el cargo de impedimento en la ejecución de obra pública.

Los que han entregado sus tierras lo han hecho bajo amenazas y engaños. Los contratos, firmados ante notario público, cubren un período de treinta años, durante el cual los campesinos recibirán el pago promedio de 12, 500 pesos anuales por hectárea donde se ubique una torre de aerogenerador. En el 2007 la CFE había contratado el 40% de la superficie originalmente requerida para el proyecto.

Sobre el río Verde, Oaxaca, se quiere levantar una hidroeléctrica que generaría 900 millones de watts. Para oponer resistencia a esta obra se conformó el Foro por la Defensa del Agua, el Territorio y el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en 2007, lo integran autoridades municipales y agrarias, personas de las comunidades mixteco y chatino.

Invasión de tierras indígenas en Brasil

La invasión de tierras indígenas se extiende a Brasil. En los años 40 el gobierno intentó ocupar las áreas consideradas vacías del centro del país en lo que se conoció como “marcha para el oeste”.

Los territorios irrumpidos eran de los pueblos Xavante, Kayapó y Xingu. En los 60 y 70 la construcción de varias carreteras afectó la tranquilidad de los Apinayé, Gavioes y Kayapo con la Belem-Brasilia; los Yanomami, Marubu, Uapii, Kulina y Kanamari con la Perimetral norte; y los Nhambikura y Paresi con la Cuiabá-Porto Velho.
La construcción de presas hidroeléctricas en los 70 y 80 perturbaron a los Parakanan y los waimiri-atroari.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: