Publicaciones etiquetadas con: insectos

Libélula negra: significado, características y hábitat

Estos insectos siempre han llamado la atención de las personas y han recibido diferentes significados. Según sea la cultura de la que se hable, las libélulas son símbolos positivos o negativos. Las que son negras captan en especial la atención por su color.

A continuación te hablaremos de dos de las especies de libélulas negras.

Libélula negra Calopteryx virgo

En esta especie es el macho, el que tiene las alas de color negro, aunque la base de las mismas es transparente. Su tórax y abdomen son muy oscuros, con reflejos rojizos o bronce.

Mientras que las hembras tienen las alas ahumadas, con la zonas más oscura y bien delimitada. Su tórax y abdomen tienen reflejos metálicos verde o cobrizo.

Su hábitat está en ríos y arroyos de agua poco profunda. Los ecosistemas de montaña con vegetación arboleada son sus hogar.

Suelen desplazarse con vuelos cortos y se posa a menudo en la vegetación de la orilla. Se alimenta de pequeños insectos. El macho suele alzar el abdomen para mostrar la coloración de la parte ventral de los últimos segmentos con el fin de atraer a las hembras.

Un estudio de la Universidad de Lund, Suecia en el que las hembras de libélula negra Calopteryx virgo son pieza importante, demostró que la reproducción selectiva debilita a las especies, en cambio la reproducción no selectiva puede ser clave para la preservación de animales en peligro de extinción.

La reproducción selectiva consiste en que se aparen individuos de características similares, sin embargo, los científicos realizaron observaciones con los machos de libélula azul Calopteryx splendens y hallaron que algunos recurren a la reproducción no selectiva al buscar aparearse con hembras de libélula negra Calopteryx virgo que son más grandes que ellos.

Lo anterior fortalece a las especies, por lo que puede servir para que los ecologistas empiecen a considerar estos aspectos cuando intenten reintroducir o conservar especies amenazadas», señaló Erik Svensson, biólogo evolutivo de la Universidad de Lund.

Libélula negra Rayadora de Alforjas Negras

La libélula de alforjas negras (Tramea lacerata) pertenece a la familia de las libélulas rayadoras y en general su color es negro.

Las hembras y machos jóvenes tienen la cara amarilla y se le va poniendo negra conforme maduran. En la parte superior de la cabeza poseen una coloración violeta metálico. Su tórax es café con iridiscencia negra en los costados; las alas traseras tienen una banda negra con el borde irregular.

El abdomen de la Tramea lacerata es negro con manchas dorsales amarillentas que se oscurecen en individuos viejos.

Significado de las libélulas

Como ya hemos comentado en otro artículo de libélulas, para los samuráis, antiguos guerreros japoneses, las libélulas son entes de buena suerte.

En el México prehispánico, para los teotihuacanos, las libélulas fueron consideradas como símbolo de la pureza del agua. Mientras que para los aztecas, eran demonios.

El pueblo tzotzil en Chiapas aprecia las libélulas por sus dones curativos.

En algunas regiones de Suecia se cree que si una libélula vuela alrededor de la cabeza de una persona, ésta sufrirá una herida como castigo.

En Filipinas son símbolo de mala suerte y se asocian a la locura

Categorías: animales | Etiquetas: | Deja un comentario

Libélulas ¿Cuántas hay en el mundo y en México?

Las libélulas son unos de los insectos migratorios que más llaman la atención de quienes los ven. Su habilidad para volar a diferentes velocidades y direcciones, y la variedad de colores que tienen son uno de sus atractivos, sin embargo, aún hay muchas cosas que se desconocen de ellas, pero sí existe un cálculo de cuántas libélulas hay en el mundo y en México.

Por ser una de las especies que migran desde Estados Unidos y Canadá hasta México, en el Instituto de Biología de la UNAM se ha desarrollado un importante trabajo de investigación sobre estos odonatos. El investigador Enrique González Soriano, es quién ha explicado cuántas especies de libélulas se han detectado en el mundo, y de éstas, cuántas tienen presencia en territorio mexicano.

libélula en México. Derechos de Autor Aline Torres
Libélula captada en México. Foto: Aline Torres

¿Cuántas libélulas hay en el mundo y en México?

El investigador del instituto de biología de la UNAM, Enrique González Soriano, reconocido en el mundo por sus trabajos con estos insectos desde hace 30 años, comentó que en el mundo se registran alrededor de 6 mil 300 especies de libélulas.

En México se registran 365 de esas especies, de las cuales 6 pertenecen al grupo de 11 tipos de líbelulas migratorias del norte de América.

¿Dónde ver libélulas en México?

De las 365 especies de libélulas que hay en México, la mayoría se concentra en lugares tropicales: Veracruz, Oaxaca y Chiapas. Aunque también es posible verlas en Yucatán, Campeche y Tabasco.

Los abuelos o bisabuelos aún recuerdan que hasta hace unas décadas, en la CDMX se avistaban libélulas en el verano, durante la época de lluvias, aunque con la pérdida de suelos, lagos y ríos, dejaron de observarse, pues las libélulas viven cerca de cuerpos de agua y cumplen una función en su hábitat de control biológico de mosquitos que causan enfermedades como el Zika o el dengue.

Y aún mucho más atrás en la historia, la convivencia de los pueblos prehispánicos con estos odonatos era aún mayor. Mayas y aztecas son algunos de los pueblos que convirtieron a las libélulas en símbolo de buena y mala suerte.

libélula
Foto: Rodolfo Clix en Pexels.com

¿Qué se sabe de las líbelulas que migran de EU y Canadá hacia México?

Las 6 especies de líbelulas migratorias que llegan a México, lo hacen al finalizar el verano y a principios de otoño. Tiene una migración muy similar a la mariposa monarca que también viene desde el norte de Estados Unidos y Canadá.

En su migración, las líbelulas siguen las costas del Golfo de México y el Pacífico mexicano.

De acuerdo con González Soriano, se ha estudiado más el fenómeno en la costa del Golfo, mientras que el caso del Pacífico todavía presenta grandes incógnitas.

Inclusive es muy probable que haya otras especies de libélulas migratorias, que no están registradas.

Enrique González Soriano, investigador del Instituto de Biología de la UNAM.

No todas las libélulas hacen el mismo viaje, los patrones de vuelo varían. Las más fuertes pueden hacer todo el recorrido sin parar: cogen robustas corrientes de aire o incluso vientos huracanados y se dejan arrastrar planeando la mayor parte del camino para ahorrar la máxima cantidad de energía.

Foto: Pixabay en Pexels.com

Mientras tanto, otras libélulas hacen paradas en aquellos lugares con agua fresca que ven propicios para reproducirse y dejar sus huevos.

Cuando los huevos han eclosionado y las crías son ya maduras para volar (un proceso que tarda algunas semanas), las nuevas libélulas se unen al enjambre intercontinental y multigeneracional.

La libélula verde o libélula de junio (Anax junius) es originaria de América del Norte y puede alcanzar velocidades de más 80 kilómetros por hora mientras vuela.

Realiza viajes de hasta 135 kilómetros por día, y necesita de tres generaciones para completar un ciclo migratorio, así lo concluyó un estudio de la Universidad de Maryland en el Condado de Baltimore, Estados Unidos.

La libélula verde, también llamada zurcidora verde es una de las especies que migran desde Estados Unidos a México.

¿Por qué la migración de las libélulas es multigeneracional?

En este aspecto, la migración de las libélulas se vuelve a parecer a la de la mariposa monarca, pues logran realizar travesías transatlánticas y volver a los mismos sitios de hibernación tras varias generaciones.

La primera generación de estos insectos, en primavera, inicia un viaje hacia el norte de más de 650 kilómetros de distancia y al finalizarlo pone huevos y muere. Más tarde, una segunda generación emerge y regresa al sur, donde también pone huevos y muere.

Finalmente, aparece una tercera generación que se reproduce localmente y da lugar a unos descendientes que migraran hacia el norte durante la próxima primavera, cuando volverá a iniciarse el ciclo.

La libélula que hace la migración más larga

Entre las libélulas está el insecto poseedor del récord de la migración más larga. Se pensaba que el título era de la mariposa monarca que recorre 4 mil kilómetros, sin embargo, un estudio de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos descubrió el viaje que hace la libélula Pantala flavescens, un trayecto de más de 7 mil kilómetros.

Este insecto mide sólo 4 cm, y viaja desde la India hasta África. Esta es sólo una de las rutas que se han comprobado, sin embargo, la especie también tiene presencia en América.

Libélula Pantala flavescens. Foto: Greg Lasley, Rutgers University

La clave para evidenciar sus largos viajes han sido las pruebas de ADN que realizaron investigadores de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos.

En las pruebas genéticas han encontrado un perfil similar en las poblaciones de la Pantala flavescens de lugares tan alejados como Texas, el este de Canadá, Japón, Corea, India o Sudamérica.

Este mismo perfil genético sería imposible si las libélulas no se entremezclaran.

“Si la Pantala flavescens de Norteamérica solo se mezclara con la de Norteamérica y la de Japón solo con la de Japón, podríamos esperar que los resultados genéticos fueran diferentes unos de otros. Sin embargo, son iguales, lo que supone que hay un cruce de genes a lo largo de grandes extensiones geográficas”.

Jessica Ware, bióloga y directora de la investigación.

Categorías: animales | Etiquetas: , | Deja un comentario

¿Dónde viven las libélulas y qué función cumplen en su hábitat?

El hábitat de las libélulas está en las cercanías de lagos, charcos, ríos y tierras pantanosas, ya que sus larvas son acuáticas.

Estos odonatos llevan acabo desplazamientos que se llaman dispersión, y ocurren cuando las nuevas libélulas se alejan de los medios donde tuvo lugar su desenvolvimiento como larva.

Foto: Marian Florinel Condruz on Pexels.com

Las especies propias de un hábitat temporal, es decir de pequeñas charcas ocasionales o cuerpos de agua sometidos a desecación, necesitan de la capacidad de colonizar nuevos medios que encuentran durante la fase de
dispersión.

Las especies de mayor tamaño y vuelo poderoso, se pueden observar lejos de las áreas de cría más próximas, apareciendo en las grandes ciudades o en mar abierto, pero incluso las más pequeñas pueden ascender hasta encontrar una corriente de aire que las desplace de forma considerable

Estos insectos son animales cuyos orígenes pueden rastrearse hasta tiempos muy remotos. Su presencia en el mundo es tan amplia que han influido en diversas culturas, algunas consideran a las libélulas de buena suerte y de mal augurio dependiendo del pueblo que se hable.

Dichas consideraciones de mala suerte y del desconocimiento de las funciones que las libélulas cumplen en el equilibrio del ecosistema, ha derivado que algunas especies de estos insectos estén amenazados.

¿Qué función cumplen las libélulas en su hábitat?

Como larvas y como adultos, las libélulas son elementos fundamentales en los ecosistemas húmedos.

Como presas estos odonatos forman parte importante de la dieta de peces, anfibios y aves acuáticas. Como depredadores oportunistas se alimentan principalmente de las especies más frecuentes en cada momento, por lo que contribuyen al control de plagas.

Al no ser especialistas en su actividad depredadora, difícilmente pueden llegar a afectar a la conservación de una presa.

Así que las larvas de libélula son eficaces controladores de las larvas de mosquitos transmisores de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla o la malaria.

En su etapa adulta controlan las plagas de mosquitos, tábanos y plagas agrícolas. Algunas especies de gran tamaño son empleadas como alimento para los humanos en algunas culturas.

Las libélulas amenazadas

La vulnerabilidad de las libélulas se pone de manifiesto en el hecho de que, de las 5 mil 600 especies reconocidas en el mundo, 176 han sido incluidas en alguna categoría de amenaza en la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) de 2006.

Respecto a la población de estos insectos en México, está compuesta por 360 especies de libélulas, de las cuales 100 están en peligro de extinción, según datos de la UNAM.

El cambio climático y la degradación de los hábitats por el cambio en el uso del suelo son las principales amenazas para esto odonatos, según la lista roja de especies amenazadas.

Categorías: animales | Etiquetas: , | Deja un comentario

Libélulas: símbolo positivo y negativo

Libélula
Foto: Pixabay on Pexels.com


Cuando el hombre empezó a fundar sus ciudades cerca de los ríos, las libélulas ya habitaban allí. Las grandes civilizaciones convivieron de cerca con estos insectos; símbolo positivo para algunos, negativo, para otros. Es el caso de las libélulas.

Las libélulas, que pasan la mayor parte de su vida como larvas bajo el agua y que vuelan sólo cuando han alcanzado la fase adulta, influyeron notablemente en el hombre y su cultura.

Ya sea por sus dotes curativas, alimenticias, su comportamiento o su aspecto físico, a las libélulas se les atribuye el don de ser portadoras de la buena fortuna y también se les relaciona con entes malignos.

Libélulas, emblema de los samuráis

Los samuráis, antiguos guerreros japoneses, las utilizaron como emblema y símbolo de buena suerte. Eran llamadas kachi-mushi, es decir, insectos victoriosos.

En las primeras armaduras de samuráis, pueden apreciarse grabados de libélulas; pues para ellos simbolizan el poder, la agilidad y por encima de todo la victoria

Se dice que el emperador Yuryako Tenno cazaba en la llanura de Yoshino cuando fue picado por un tábano. Una libélula deshizó al tábano y el emperador quedó tan agradecido que bautizó a la región con el nombre de Akitsu-no, es decir, llanura de las libélulas.

De ahí surgió el antiguo nombre de Japón: Akitsu Shima o las Islas Libélula. Estos insectos también figuran en la poesía  y canciones de cuna japonesa.

El México prehispánico y las libélulas

Entre las culturas prehispánicas de lo que hoy es México había muy variadas formas de apreciar a las libélulas. Los teotihuacanos, mayas, aztecas y tzotziles tienen su propia tradición en lo referente a estos insectos.

Entre los teotihuacanos, las libélulas eran símbolo de pureza del agua

En el México prehispánico las libélulas fueron consideradas como símbolo de la pureza del agua. Aparecen en el arte pictórico teotihuacano dentro del Tlalocan, paraíso del dios Tláloc y signo ideal para aquellos hombres del rudo altiplano mexicano.

En la escena se observa a Tláloc, dios de la lluvia, en un lugar de cantos, juegos y deleites acuáticos entre mariposas y libélulas que revolotean a la orilla de ríos turbulentos bordeados de arbustos de cacao, flores y plantas de maíz.

Entre los aztecas, estos insectos eran de mala suerte

Por otro lado, los mexicas las relacionaban con entes malignos. Una descripción virreinal de la mitología náhuatl hace referencia a las libélulas de la siguiente forma:

Como era uno de los demonios tzitzimime, adoptó la forma de insecto, pero a pesar de ello en forma adulta tiene las garras y dientes protuberantes como una reminiscencia del cipactli o monstruo de la tierra (Spence, 1923″).

Robelo en su diccionario de mitología nahoa traduce tzitzimime como flecha o dardo que vuela. Algunos cronistas como Sahagún traducen “tzitzimitl» por diablo, demonio habitante del aire, mientras que otros los consideran en general como monstruos con grandes mandíbulas o fieras que habían de bajar del cielo para comerse a los hombres al final del mundo.

Mito de los mayas del origen de las libélulas

La etnia maya de los mopanes cuenta que las libélulas ayudaron al Sol a guardar en trece troncos huecos los trozos rotos de la Luna, que fue descuartizada por un rayo.

El mito dice que cuando los troncos fueron abiertos por un perro, surgieron sobre el mundo todos los animales nocivos como las serpientes.

Los tzotziles apreciaban cualidades curativas de las libélulas


Por su parte, el pueblo tzotzil en Chiapas aprecia las libélulas por sus dones curativos. Suelen pasar tres de estos odonatos por la boca de los niños cuando babean, de esta forma los pequeños no vuelven a salivar en exceso.

En Quintana Roo el sambay macho o dzabay, uno de los bailes más característicos legado por los prehispánicos de la zona, representanta la exhibición de vuelo especial que hace la libélula macho para cortejar a la hembra.

Otros símbolos de buena fortuna

Para la gente adulta de Tahití son agentes misteriosos de los dioses y espíritus. Por su parte, en Escandinavia se consideran animales santos. La mitología hindú señala que cuando las personas mueren, sus almas se transforman en libélulas que esperan en la Naturaleza hasta renacer en otra persona.

Otros simbolismos negativos

En algunas regiones de Suecia se cree que si una libélula vuela alrededor de la cabeza de una persona, ésta sufrirá una herida como castigo y su alma se hará más pesada. En Filipinas, se considera que si una libélula se posa en el cabello de un ser humano, éste comenzará a presentar signos de locura. En determinadas poblaciones de Estados Unidos se tienen la superstición de que las libélulas cosen la boca -y algunas veces los ojos y los oídos- de los niños mentirosos. Para los indios Dakota y en algunos sitios de Italia, Irlanda y Escocia son brujas que viven en el bosque.

 

Categorías: animales | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: