Publicaciones etiquetadas con: mitos

Escudo de la bandera de México ¿hecho histórico o un mito inventado por un tlatoani azteca?

El águila parada en un nopal y devorando una serpiente, ese es el símbolo de la bandera de México, que este 24 de febrero de 2021, como cada año, celebra su día. ¿Pero por qué la bandera de México tiene un águila parada en un nopal devorando una serpiente? ¿Se trata de un hecho histórico vivido por los antepasados mexicas o es un mito inventado por un tlatoani azteca?

La historia que nos cuentan en la escuela es que los mexicas caminaron desde una tierra llamada Aztlán en busca del lugar donde edificar su ciudad. El relato extendido dice que uno de sus dioses les indicó que debían establecerse en el sitio en que hallaran un águila parada en un nopal y devorando una serpiente.

Sin embargo, en el largo recorrido de las investigaciones históricas, se ha podido desmitificar algunos de los dichos sobre los antiguos aztecas.

El origen de Tenochtitlán para entender el símbolo del escudo de la bandera de México

No existe un consenso claro entre los investigadores que logre ubicar dónde habría estado Aztlán. Sin embargo, Eduardo Matos Moctezuma, renombrado arqueólogo fundador del Proyecto Templo Mayor, considera que los mexicas eran en un inicio un pueblo sometido a otro, «posiblemente el Tolteca»

«Seguramente al venir a menos el poderío tolteca, los mexicas emprendieron la búsqueda de un nuevo lugar, se dice que encabezados por su dios tutelar, huitzilopochtli, el colibrí zurdo».

Eduardo Matos Moctezuma

Al participar en las actividades de México 500, organizadas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con motivo del cumplimiento de 5 siglos de la caída de México-Tenochtitlán, el arqueólogo narró que los mexicas se establecieron primero en Coatepec, el cerro de la serpiente, lugar donde se enfrentaron dos bandos en una lucha que dio origen más tarde al mito de la pelea entre los dioses Huitzilopochtli y Coyolxauhqui.

Coyolxauhqui
La Coyolxauhqui, diosa lunar mexica que adorna con cascabeles sus mejillas, fue descubierta la madrugada del 21 de febrero de 1978. Foto Héctor Montaño, INAH.

Un bando se pronunciaba por quedarse en Coatepec, mientras el otro impulsaba la idea de seguir avanzando. Fue el segundo el que se impuso, y los mexicas siguieron su andar para asentarse en Chapultepec, sin embargo, sus nuevos vecinos, «los ven como advenedizos y tienen problemas con ellos», por lo que vuelven a optar por seguir su avance.

El valle de lo que ahora es México en ese entonces estaba controlado por el señorío de Azcapotzalco, y es su gobernante Tezozomoc, quien les ofrece que vayan a poblar unos islotes que están en medio del lago de Texcoco, pero con la condición de que sean tributarios y lo ayuden en las guerras de conquista. Ese es el hecho histórico, señala el fundador del proyecto que lleva 43 años explorando el corazón de lo que fue Tenochtitlán, y resalta: «nunca ocurrió que vieron el nopal con el águila«.

Otro dato que el arqueólogo destaca es que la mayoría de las fuentes históricas, incluidos códices, coinciden en que la fundación de Tenochtitlán ocurrió en 1325, algunas más indican otras fechas, pero ninguna refiere que haya ocurrido en 1321 como se maneja en el programa gubernamental que este año busca celebrar los 700 años de la fundación de la gran urbe azteca.

Entonces, ¿de dónde nace el mito del águila parada en un nopal?

Eduardo Matos Moctezuma señala que el hecho histórico se entrelaza en las crónicas con el mito, porque así lo conocieron los españoles a su llegada en 1521.

Aun bajó el control de Azcapotzalco, entre los mexicas surge nuevamente una disputa entre dos bandos, uno de ellos decide dejar Tenochtitlán y avanzar hacia el norte, donde fundaron Tlatelolco. Ambas ciudades crecen a la par hasta que hacia 1428, junto con Texcoco y Tacuba forman la triple Alianza para liberarse.

Un año antes de la liberación, Itzcóatl asciende al trono de Tenochtitlán y entonces llega lo que para Matos Moctezuma dio origen al símbolo patrio que perdura hasta nuestros días del águila parada en un nopal.

«Al momento del triunfo, Itzcóatl ordena que los anteriores códices que narran su historia de sometimiento sean reescritos, empieza a inventar la nueva historia, así es como a mi juicio ahí nace el concepto del águila parada en el nopal. El águila representa a Huitzilopochtli xq vuela tan alto como el sol. Se supone que ese símbolo es el sol venciendo a sus enemigos».

Eduardo Matos Moctezuma.

Todas las entradas

fundacion-tenochtitlan-codice-mendoza
Fundación de Tenochtitlán, lámina del Códice Mendoza. Foto: INAH

¿Y la serpiente de la bandera de México?

En la bandera de México se ve al águila «devorando una serpiente. No siempre fue así», cuenta el arqueólogo, quien señala que existe una piedra teocalli en el que se representa un templo y en la parte posterior se ve el águila parada en un nopal, pero en el pico tiene el atlachinolli, el símbolo de la guerra, no una serpiente.

Dicho teocalli es la única pieza arqueológica que tiene grabado el símbolo de la fundación de Tenochtitlan: el águila posada sobre el nopal. Bautizada por Alfonso Caso como el Teocalli de la Guerra Sagrada, da cuenta del triunfo del Sol y el poder militar de los mexicas tras la fundación de su ciudad.

teocalli-de-la-guerra-sagrada
Teocalli de la Guerra Sagrada. Foto: INAH

Fray Diego Durán en sus crónicas Historia de las Indias de la Nueva España e islas de la tierra firme  presenta dos imágenes: el águila devorando pájaros y otra con una serpiente en el pico.

¿Por qué los españoles no intentaron que se olvidara el símbolo del águila?

A diferencia de muchos de los elementos prehispánicos que los españoles sustituyeron con la concepción cristiana, el símbolo del águila devorando una serpiente perduró porque hasta cierto punto encajaba en su ideología.

«Prevaleció porque entra en el concepto que se tenía entre los mexicas y otras sociedades del mundo como el águila como elemento poderoso, es incluso un símbolo muy cristiano, uno de los evangelistas tiene como símbolo el águila. De ahí que el águila fue aprobada por La Colonia. Los demás son atacados como sinónimo diabólico».

Eduardo Matos Moctezuma.

Y la segunda imagen representada por Fray Diego Durán prevaleció porque la serpiente también tiene un lugar importante en el cristianismo como representación de lo malo, del demonio.

Por el contrario, en el mundo prehispánico la serpiente tenía un carácter distinto, tanto que representó al dios Quetzalcóatl.

Categorías: aztecas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: