Publicaciones etiquetadas con: pintura

Yucatán: hallan milenarias pinturas de manos de niños mayas en cueva

En Yucatán, México fueron halladas más de 100 pinturas de manos de niños mayas al interior de una cueva, las cuales corresponderían a un ritual de paso a la pubertad.

Se trata de decenas de huellas de manos negras y rojas que cubren las paredes de la cueva ubicada al norte de Yucatán.

¿Por qué pintaron sus manos en la cueva los niños mayas?

Se cree que las milenarias pinturas de manos están asociadas con un ritual de mayoría de edad de los antiguos mayas, según un arqueólogo que ha explorado y estudiado la caverna subterránea.

Las 137 impresiones, en su mayoría hechas por manos de niños, tienen más de 1.200 años, lo que las dataría cerca del final del cenit clásico de los antiguos mayas, cuando las principales ciudades del sur de México y América Central de la actualidad prosperaron en medio de importantes logros humanos. en matemáticas y arte.

La cueva está ubicada cerca del extremo norte de la península de Yucatán en México, donde aún se encuentran las imponentes pirámides de centros urbanos como Uxmal y Chichén Itzá, y se encuentra a unos 33 pies (10 metros) debajo de una gran ceiba, que los mayas consideran sagrada.

El arqueólogo Sergio Grosjean sostiene que las pinturas de huellas de las manos probablemente fueron hechas por niños cuando entraron en la pubertad, debido a un análisis de su tamaño, y los colores proporcionaron una pista de su significado.

» Ellos imprimieron sus manos en las paredes en color negro. Qué, porque el negro simbolizaba la muerte, pero eso no significaba que los iban a matar, sino la muerte desde una perspectiva ritual », dijo.

«Posteriormente, estos niños se imprimieron las manos en rojo, que era una referencia a la guerra o la vida», agregó.

Otros artefactos mayas encontrados en la cueva incluyen una cara tallada y seis esculturas en relieve pintadas, que datan de entre 800-1.000 d.C., una época en que una sequía severa azotó la región y puede haber contribuido al repentino abandono de las principales ciudades por parte de los mayas clásicos.

Si bien los primeros asentamientos mayas datan de hace casi 4.000 años, todavía había grandes centros cuando los conquistadores españoles llegaron a principios del siglo XVI.

Varios millones de mayas continúan viviendo en comunidades esparcidas por los estados del sureste mexicano como Chiapas y Campeche, además de Guatemala y Belice.

Categorías: Mayas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Los calendarios con los que creciste y la formación de arquetipos nacionales

Los calendarios con los que muchos mexicanos crecimos son pinceladas de colores brillantes, llenas del folclor mexicano y de los arquetipos de nuestra sociedad reunidas en temáticas patrias, prehispánicas, de tauromaquia, religiosas, humorísticas, publicitarias y cotidianidades.

Calendario de galas de méxico
Los cromos de los calendarios moldearon la construcción de arquetipos en la sociedad mexicana. Foto: Aline Torres

Los calendarios fueron los elementos que durante los siglos XIX y XX  colgaron de las paredes de casas, talleres, oficinas y escuela para señalar el día y mes que se vivía.

La exposición La leyenda de los cromos de la colección del Museo Soumaya que se presentó en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB) reunió las piezas originales de las escenas que ya ocupan un lugar en el inconsciente colectivo de los mexicanos que vivieron esa época.

Exposición «La leyenda de los Cromos»

En armonía convivieron héroes independentistas y revolucionarios, que con la masificación del calendario difundieron su imagen. “Los héroes no nacen, se hacen a través del calendario”, manifestó al respecto Héctor Palhares Meza, curador de la muestra.

A los personajes ilustres se unieron figuras de la época de oro del cine mexicano, caricaturas humorísticas, imágenes que retratan el fervor guadalupano del pueblo mexicano y su religiosidad en general. Anuncios publicitarios de cervezas y refrescos.

Los calendarios colgaron de las paredes mexicanas

La exposición también ofreció piezas de lo que Palhares Meza denominó el Olimpo mexicano, plagado de guerreros atléticos y heroínas inspiradas en la figura de las rumberas, entre ellas La diosa del Cacao.

La muestra que estrenó curaduría en el recinto mexiquense, reunió óleos de un arte popular que se desarrolló en los siglos XIX y XX y que tuvo un papel trascendental en la creación de arquetipos de lo nacional, las costumbres, las tradiciones, lo religioso y la sensualidad, según dijo el especialista al dictar la conferencia “El Arte de los calendarios mexicanos”.

¿Cómo se hacían los calendarios en México?

El primer paso para la fabricación de los calendarios era la creación de las pinturas.

Una generación de pintores como Jesús Helguera, Eduardo Cataño, Ángel Martín, José Bribiesca, Humberto Limón y Aurora Gil, entre muchos otros, se sumó a técnicos, trabajadores, diseñadores y vendedores para poblar los hogares mexicanos con aquellas imágenes de ensueño.

Luego venía la cromolitografía de los calendarios, es decir la obtención del cromo a partir de la pintura. En esta labor se destacó la empresa Galas de México de donde proviene la colección de la Fundación Carlos Slim.

La cromolitografía consistía en fotografiar el lienzo tantas veces como la cantidad de tintas que se deseaba separar de él, explicó Nancy Galván, encargada de proyectos educativos del Museo Soumaya.

Posteriormente se imprimían las fotografías en vidrio para dar paso a la impresión final que colgaría de las paredes de los hogares, talleres, farmacias, misceláneas y recauderías en forma de calendario.

Los calendarios son arte popular

El director del museo Soumaya, Alfonso Miranda, indicó que los cromos a veces se confunde con el arte comercial, y no le damos el valor que tienen “en el escenario estético y que en su lenguaje han logrado movernos a generaciones de mexicanos a seguirnos viendo identificados en ellos”.

En los calendarios la mujer tenía un papel destacado, mencionó Nancy Galván, quien también contó la historia de Aurora Gil, una de las cuatro mujeres pintoras que figuraban en la nómina de Galas, que dedicó sus trazos a temas de tauromaquia y majas.

Humberto Limón, uno de los pintores de Galas México, reconoció que llegó a la inauguración de la muestra “con el temor de si gustarán o no las litografías” y se mostró contento por el recibimiento de la exposición que incluye su obra La luchadora.

«La Luchadora», obra de Humberto Limón, después plasmada en calendarios. Foto: Aline Torres.

Con la emoción a flor de piel narró que jamás se imaginó que los lienzos que pintaba para Galas de México fueran a ser recibidos en los museos.

“Es una honra saber que la obra transciende en el tiempo,  jamás se imaginaba uno que iba a volar tan alto, es como andar en las nubes y es gratificantes saber que para algo sirve uno”.

Humberto Limón, uno de los pintores de Galas México

Por su parte, Ramón Reyes García, trabajador de los talleres de la empresa, indicó que la exposición le causó nostalgia, “es recordar toda mi vida”. Al apreciar cada una de las obras los recuerdos se agolpan en su mente, visualiza los partidos de fútbol que disputaban el personal de oficina y el de talleres o las misas del 12 de diciembre para las cuales, Santiago Galas, fundador de la empresa traía al arzobispo titular de Tarso, Italia.

Galas México hacía dos ofertas de calendario

La Fábrica de Galas de México y sus cromos de calendario gozaron de gran aceptación, las empresas de todos los ramos optaron por invertir en el calendario para promocionar su marca.

Santiago Galas ofreció dos registros: el calendario especial y el de línea. Para el primero, un cliente pagaba la exclusividad de la pintura que anunciaba su producto, el cual era incorporado en algún motivo de la pintura.

La marca incorporada a la pintura.

Por su parte, el calendario de línea acompañaba a los agentes de ventas en gruesas carpetas engargoladas con un nutrido abanico de imágenes. Así, un mismo cromo podía ser empleado para anunciar refrescos, llantas, galletas o medicamentos que se mostraban en la parte de abajo del cromo.

DATO:

La empresa Galas de México se remonta a 1913 cuando Santiago Galas adquiere una pequeña imprenta cerca del Centro de la Ciudad de México. En 1976 Carlos Slim adquirió el 60 por ciento de las acciones de la empresa; en 1980 creó el grupo Galas, hoy Grupo Carso, al que pertenece el
Museo Soumaya.

Te recomendamos

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: