Publicaciones etiquetadas con: chiapas

20 años del EZLN. ¿Cómo fue el 1 de enero de 1994 en Chiapas?

Este 1 de enero de 2014 se cumplen 20 años del alzamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas, uno de los estados más marginados de México y con ello el inició de un movimiento único que visibilizó a uno de los sectores más desprotegidos del país: los indígenas.

Al filo de las últimas horas del 2013 las familias choles, tzeltales, tojolabales, tzotziles, despedían a padres, hijos o hermanos milicianos. Los insurgentes, muchas mujeres, encabezarían la ruta desde la selva Lacandona, los Altos y la zona norte para ocupar simultáneamente varias ciudades la madrugada del fin de año. Y así amanecer en Altamirano derruyendo el reloj del ayuntamiento narra Hermann Bellinghausen.

“El ejercito zapatista en el palacio de gobierno de San Cristóbal”. Autor: Carlos Cisneros. 1994.

“El ejercito zapatista en el palacio de gobierno de San Cristóbal”. Autor: Carlos Cisneros. 1994.

Los insurgentes toman simultáneamente las poblaciones de San Cristóbal de las Casas, Altamirano, Las Margaritas, Chanal y Ocosingo.

El comandante Felipe, famosamente sin pasamontañas, leyó la Declaración de la selva Lacandona, en la cual pedían «trabajo, tierra, techo, alimentación, salud,educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”.

Ese día cayó en combate en la toma de Las Margaritas el Jefe del Estado Mayor Zapatista: Pedro. Ese hombre que diez años antes había sido comisionado para explorar y encontrar un lugar apto para acampar, donde se establecería el primer campamento del EZLN: La Pesadilla.

Desde 1984 cuando hizo la exploración, el insurgente Pedro pasó a subteniente, teniente, capitán segundo, capitán primero, subcomandante y finalmente Jefe del Estado Mayor zapatista, según contó alguna vez el subcomandante Marcos.

A través de un comunicado emitido en las primeras horas del 1 de enero, el gobierno de Chiapas trató de minimizar el conflicto y hacerlo ver como infiltrado u organizado por extranjeros.

«Diversos grupos de campesinos chiapanecos que ascienden a un total de cerca de 200 individuos, en su mayoría monolingües», contabilizaban las autoridades estatales.

Por otra parte, el conductor Rubén González Luengas sostenía en Radio Mil de la ciudad de México, esta conversación telefónica con la directora de Comunicación Social del gobierno de Chiapas:

«-Licenciada Ruiz Narváez, entonces usted nos dice que se trata de un grupo guerrillero de reciente creación que está declarando la guerra contra el Ejército Mexicano.

-Así es, se trata de un grupo que se llama EZLN, aunque tenemos también nuestras reservas de la identidad del grupo, ya que el acento que se oye a través de la emisora, no es un acento que se pudiera decir local, más bien parece de origen centroamericano…

-¿Podría hablarse del más cercano país que es Guatemala?

-Así es señor…

-¿Pero no hay ningún indicio al respecto?

-No, no podemos hacer una aseveración oficial…»

Esa misma noche se transmitió por televisión la primera declaración del subcomandante Marcos, quien en ese momento sólo era uno más de los rebeldes.

 «Espero que sus cámaras lo hayan tomado, la población mayoritariamente indígena que compone este movimiento y si pudieran, pero no creo que los deje el Ejército, estar ahorita en la cabecera de Ocosingo donde tomamos la emisora XEOCH y en el municipio de Altamirano y en el municipio de Las Margaritas verían lo mismo: si aquí hay tzotziles, allá van a ver tzetzales, en otro lado tojolabales, en otro choles, zoques, es un movimiento muy amplio que se estuvo probando y estuvo tocando puertas hasta que no tuvo más que esta alternativa», según relata Raúl Trejo Delarbre en su recuento de como se dio la noticia en los medios.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Declaración de la Selva Lacandona. Zapatistas a las armas

El 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) inició un levantamiento armado en contra del gobierno mexicano y del presidente Carlos Salinas de Gortari.

En la “Declaración de la Selva Lacandona”, su primer documento dado a conocer, pedía “trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”.

zapatistas armados
El 1 de enero de 1994, indígenas tzotziles, tzetzales y tojolabales de esa entidad lanzaron el grito de “¡Basta!” desde la Selva Lacandona. Foto: ABC.es

Y tras calificarse como producto de 500 años de luchas contra la esclavitud de la Colonia, el expansionismo norteamericano, el imperio francés y la dictadura porfirista; ordenaron a sus fuerzas armadas avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal. 

Declaración de la Selva Lacandona

HOY DECIMOS ¡BASTA!

Al pueblo de México: Hermanos mexicanos: Somos producto de 500 años de luchas: primero contra la esclavitud, en la guerra de Independencia contra España encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano, luego por promulgar nuestra Constitución y expulsar al Imperio Francés de nuestro suelo, después la dictadura porfirista nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes, surgieron Villa y Zapata, hombres pobre scomo nosotros a los que se nos ha negado la preparación más elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra patria sin importarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables, sin importarles que no tengamos nada, absolutamente nada, ni un techo digno, ni tierra, ni trabajo, ni salud, ni alimentación, ni educación, sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades, sin independencia de los extranjeros, sin paz ni justicia para nosotros y nuestros hijos.

Pero nosotros HOY DECIMOS ¡BASTA!, somos los herederos de los verdaderos forjadores de nuestra nacionalidad, los desposeídos somos millones y llamamos a todos nuestros hermanos a que se sumen a este llamado como el único camino para no morir de hambre ante la ambición insaciable de una dictadura de más de 70 años encabezada por una camarilla de traidores que representan a los grupos más conservadores y vende patrias. Son los mismos que se opusieron a Hidalgo y a Morelos, los que traicionaron a Vicente Guerrero, son los mismos que vendieron más de la mitad de nuestro suelo al extranjero invasor, son los mismos que trajeron un príncipe europeo a gobernarnos, son los mismos que formaron la dictadura de los científicos porfiristas, son los mismos que se opusieron a la Expropiación Petrolera, son los mismos que masacraron a los trabajadores ferrocarrileros en 1958 y a los estudiantes en 1968, son los mismos que hoy nos quitan todo, absolutamente todo.

Para evitarlo y como nuestra última esperanza, después de haber intentado todo por poner en práctica la legalidad basada en nuestra Carta Magna, recurrimos a ella, nuestra Constitución, para aplicar el Artículo 39 Constitucional que a la letra dice:«La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo el poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene, en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.» Por tanto, en apego a nuestra Constitución, emitimos la presente al ejército federal mexicano, pilar básico de la dictadura que padecemos, monopolizada por el partido en el poder y encabezada por el ejecutivo federal que hoy detenta su jefe máximo e ilegítimo, Carlos Salinas de Gortari.

Conforme a esta Declaración de guerra pedimos a los otros Poderes de la Nación se aboquen a restaurar la legalidad y la estabilidad de la Nación deponiendo al dictador. También pedimos a los organismos Internacionales y a la Cruz Roja Internacional que vigilen y regulen los combates que nuestras fuerzas libran protegiendo a la población civil, pues nosotros declaramos ahora y siempre que estamos sujetos a lo estipulado por la Leyes sobre la Guerra de la Convención de Ginebra, formando el EZLN como fuerza beligerante de nuestra lucha de liberación.

Tenemos al pueblo mexicano de nuestra parte, tenemos Patria y la Bandera tricolor es amada y respetada por los combatientes INSURGENTES, utilizamos los colores rojo y negro en nuestro uniforme, símbolos del pueblo trabajador en sus luchas de huelga, nuestra bandera lleva las letras «EZLN», EJÉRCITOZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL, y con ella iremos a los combates siempre.

Rechazamos de antemano cualquier intento de desvirtuar la justa causa de nuestra lucha acusándola de narcotráfico, narcoguerrilla, bandidaje u otro calificativo que puedan usar nuestros enemigos. Nuestra lucha se apega al derecho constitucional y es abanderada por la justicia y la igualdad. Por los tanto, y conforme a esta Declaración de guerra, damos a nuestras fuerzas militares del Ejército Zapatista de Liberación Nacional las siguientes órdenes:

Primero

Avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal mexicano, protegiendo en su avance liberador a la población civil y permitiendo a los pueblos liberados elegir, libre y democráticamente, a sus propias autoridades administrativas.

Segundo

Respetar la vida de los prisioneros y entregar a los heridos a la Cruz Roja Internacional para su atención médica.

Tercero

Iniciar juicios sumarios contra los soldados del ejército federal mexicano y la policía política que hayan recibido cursos y que hayan sido asesorados, entrenados, o pagados por extranjeros, sea dentro de nuestra nación o fuera de ella, acusados de traición a la Patria, y contra todos aquellos que repriman y maltraten a la población civil y roben o atenten contra los bienes del pueblo.

Cuarto

Formar nuevas filas con todos aquellos mexicanos que manifiesten sumarse a nuestra justa lucha, incluidos aquellos que, siendo soldados enemigos, se entreguen sin combatir a nuestras fuerzas y juren responder a las órdenes de esta Comandancia General del EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

Quinto

Pedir la rendición incondicional de los cuarteles enemigos antes de entablar los combates.

Sexto

Suspender el saqueo de nuestras riquezas naturales en los lugares controlados por el EZLN. PUEBLO DE MÉXICO: Nosotros, hombres y mujeres íntegros y libres, estamos conscientes de que la guerra que declaramos es una medida última pero justa. Los dictadores están aplicando una guerra genocida no declarada contra nuestros pueblos desde hace muchos años, por lo que pedimos tu participación decidida apoyando este plan del pueblo mexicano que lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz.

Declaramos que no dejaremos de pelear hasta lograr el cumplimiento de estas demandas básicas de nuestro pueblo formando un gobierno de nuestro país libre y democrático.

INTÉGRATE A LAS FUERZAS INSURGENTES DEL EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL

Comandancia General del EZLN Año de 1994

Posteriormente, la comunicación del EZLN llegó al mundo en la voz y textos del subcomandante Marcos.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: