La capilla Sixtina: construcción y decoración

La capilla, inicialmente llamada Palatina, debe su nombre al papa Sixto IV, quien ordenó su edificación. La capilla Sixtina fue construida en el lugar de la Capilla Magna, aula medieval fortificada donde se reunía la corte papal y donde hasta la fecha se elige al papa.

La capilla Sixtina como fortaleza

La capilla también respondía a las exigencias defensivas del momento. Había que cuidarse de los Médici que controlaban el señorío de Florencia y con quienes el papa estaba en constante tensión. Los turcos de Mahmut II también representaban una amenaza para el papado y las costas orientales de Italia.

La creación de Adán de Miguel Ángel
La creación de Adán de Miguel Ángel

Proyecto arquitectónico de la capilla Sixtina

El proyecto arquitectónico corrió a cargo de Baccio Pontelli, sin embargo, fue ejecutado por Giovanni d`Dolci, quien utilizó un tercio de la altura de las paredes medievales.

Las dimensiones a lo ancho y largo se respetaron, siendo correspondientes con las del destruido templo de Salomón en Jerusalén.

La construcción siguió los modelos de las antiguas plantas basilicales romanas, inspiradas en antiguos edificios griegos como el Concejo del Ágora ateniense.

Frescos de la capilla Sixtina

El papa Sixto IV llamó a los pintores florentinos más famosos, Botticelli, Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, Signorelli, el Perugino o Pinturicchio y Miguel Ángel para la decoración de la Capilla.

Estos artistas decoraron las paredes laterales, divididas en tres franjas horizontales, y marcadas verticalmente por elegantes pilastras salientes.

Rosselli elaboró “El discurso de la montaña”, “La última cena” y “El paso por el mar Rojo”. “El bautizo de Jesús”, “El viaje de Moisés a Egipto” y “La entrega de las llaves de San Pedro” son de Pinturicchio.

“Las tentaciones de Jesucristo”, “Moisés y las hijas de Jetro” y “El castigo de Cores” tienen la firma de Botticelli. “Las vocaciones de los apóstoles” fue obra de Ghirlandaio y “La muerte de Moisés” de Sigñorelli. Los frescos de Miguel Ángel decoran la cúpula de la capilla

La capilla Sixtina de Miguel Ángel

Miguel Ángel fue llamado por el papa Julio II en 1505 para esculpir la que sería su tumba y que nunca se finalizó. Tiempo después el pontífice lo destinó a la ilustración de la capilla Sixtina.

El estilo de Miguel Ángel es inminentemente escultórico, con figuras musculosas. Creó 343 imágenes en las que retrato profetas, sibilas, escenas heroicas del pueblo judío, la creación del universo y los antepasados de Cristo. Por los bocetos que se conservan se sabe que usó modelos masculinos para el diseño de las sibilas.

capilla sixtina la Sibila libia de Miguel Ángel
Boceto y fresco de Dibujo preparatorio de la Sibila libia de Miguel Ángel

Entre las obras que Miguel Ángel creo para la capilla Sixtina están “La creación del universo”, “Historia de Noé”, “La creación del hombre” y “La separación de la luz de las tinieblas”.

¿Cuánto cobró Miguel Ángel por pintar la Capilla Sixtina?

A Miguel Ángel le tomó cuatro años idear y ejecutar sus obras que decoran la capilla. De acuerdo con Pier Luigi Vercesi, responsable de la sección “Viajes” del diario italiano Il Sole 24 ore, el Vaticano le pagó 2 millones de euros el equivalente a 2,9 millones de dólares.

«Si se considera que se pagaron tres mil ducados, haciendo una estimación basada en el poder adquisitivo de ese tiempo, con el actual podemos concluir que el trabajo costó unos dos millones de euros”, aseguró Vercesi también integrante del equipo que realizó “La palabra pintada”, enciclopedia de los frescos de la capilla Sixtina.

Categorías: Cultura | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Adventure Journal por Contexture International.

A %d blogueros les gusta esto: